N&N
Bienvenid@ a "Nalla & Nallum"!!!!!!

Si no eres usuario por favor registrate y forma parte de nuestro equipo. Si ya lo eres, q bueno q has vuelto, ya sabes q hacer

Gracias por tu visita!!!!

Besos, Jade


Traducciones, correcciones y discusiones de los libros mas hot y cute!!!!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capitulo 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jade_Lorien
Admin
avatar

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 20/05/2010
Edad : 31
Localización : Mexico

MensajeTema: Capitulo 6   Dom Mayo 23, 2010 3:32 pm

SEIS


“Amo la manera en la que me miras.”
Desde la otra esquina de la habitación, Xhex no respondió a las palabras que Lash hablo. Por la manera en la que estaba colapsado enfrente del buró, con uno de sus hombros más elevado que el otro, pensó que era totalmente posible que se hubiera dislocado el hombro. Y esa no era su única herida. Sangre negra goteaba de su barbilla desde el labio abierto que ella le había dado e iba a caminar cojeando después de la mordida que le había dado en el muslo.
Su mirada vagaba sobre ella y ella no se preocupo en cubrirse con las manos. Si el estaba listo para el round dos, necesitaría cada onza de fuerza que le quedara. Además, la modestia importaba solamente que te valiera una mierda tu cuerpo y ella había perdido hacia mucho la conexión.
“¿Crees en el amor a primera vista?” pregunto el. Con un gruñido, se levanto del suelo, y necesito del borde del vestidor para apoyarse mientras experimentaba con ese brazo suyo.
“¿Crees?” la apresuro.
“No.”
“Cínica.” Se dirigió hacia el arco que conducía al baño. Parándose entre el marco, coloco una mano contra la pared, quedando de frente hacia la izquierda, e inspiro profundo.
Con un portazo, puso de nuevo su brazo en su ligar y el crujido y la maldición fueron fuertes. Mientras se tambaleaba hacia atrás, su aliento venia en fuertes exhalaciones, los cortes en su cara dejaban una mancha negra de sangre de lesser en el blanco molde. Girando hacia ella, sonrió.
“¿Te importaría tomar una ducha conmigo?” cuando ella permaneció en silencio, el sacudió su cabeza. “¿No? Que pena.”
Desapareció en la expansión de mármol y después de un momento, vino el agua.
Fue solo hasta después de que ella pudiera oírlo lavarse y olido la fragancia de esa teja de jabón que cuidadosamente se arreglo sus piernas y brazos.
Sin debilidad. Ella no le mostraba debilidad. Y no era solo acerca de querer parecer fuerte para que el pensara dos veces el tanguearla de nuevo. Su naturaleza se negaba a ceder ante el o ante cualquier otro. Moriría peleando.
Era solo como ella esta constituida: era invencible – y no era su ago hablando. La suma de su experie4ncia era, sin importar lo que le había hecho, que podía manejarlo.
Pero amado Señor, odiaba pelear con el. Odiaba todo este jodido asunto.
Cuando el salio un poco después, estaba limpio casi sanado, los moretones desvaneciendo, los raspones desapareciendo, los huesos soldándose como magia.
Cuanta suerte. El maldito conejo Energizer.
“Me voy a ver a mi padre.” Mientras se acercaba a ella, ella descubrió sus colmillos y el pareció momentáneamente complacido. “Adoro tu sonrisa.”
“No es una sonrisa, idiota.”
“Como sea que lo llames, me gusta. Y algún dia te presentare a mi querido viejo padre. Tengo planes para nosotros.”
Lash se agacho, sin duda para tratar de besarla, pero mientras ella siseaba profundamente en su garganta, el se detuvo y lo reconsidero.
“Regresare,” susurro. “Mi amor.”
El sabía que ella odia la mierda del “amor”, así que fue cuidadosa en tragarse su reacción. Ella tampoco se mofo de el mientras se giraba y se iba.
Mientras mas se negaba en jugar en esta situación, mas se liaba el y mas clara estaba la mente de ella.
Oyéndolo moverse alrededor en el cuarto contiguo, se lo imagino vistiéndose. El mantenía sus ropas en el otro cuarto, habiéndolas mudado una vez que fue claro como iban a estar las cosas entre ellos: el odiaba el desorden y era fastidioso acerca de sus trapos.
Cuando las cosas se silenciaron y lo oyó descender las escaleras. Tomo una inhalación profunda y se arrastro fuera del suelo. El baño aun estaba vaporoso y caluroso de la ducha de el, y pensó que odiaba usar el mismo jabón que el, le disgustaba lo que estaba en su piel aun mas.
En el momento en que se paro bajo el chorro caliente, el piso de mármol se volvió rojo y negro mientras los dos tipos de sangre se lavaban de su cuerpo y desaparecían en el drenaje. Era rapida con la espuma y el enjuague, por que Lash había solo salido hacia unos momentos y nunca podías saber con el. A veces regresaba de inmediato. Otras veces no se volvía a parecer por todo un dia.
La fragancia de la mierda costosa de Lash insistía en aferrarse al baño cuando ella hacia los suyo, y aunque supondría que muchas féminas disfrutarían el olor a lavanda y jazmín. Hombre, deseaba tener una teja del buen y viejo Dial de Rehv. Aunque sin duda eso ardería como una puta en los cortes, ella estaba bien con la agonía, y la idea de rasparse era atractiva.
Cada tallon en su brazo o en su pierna estaba marcado por dolores mientras se doblaba de lado y se inclinaba hacia delante, y sin ninguna razón, pensó en los cilicios que siempre había traído para controlar su naturaleza sympath. Con toda la lucha en eses cuarto, tenia suficiente dolor en su cuerpo para aplacar sus inclinaciones malignas – no era que importara, realmente. No estaba rodeada de “normales”, y esa parte oscura de ella le ayudaba a lidiar con esta situación.
Aun así, después de dos décadas de usar los hierros, era raro no tenerlos con ella. Había dejado el par de cadenas con picos en la mansión de la Hermandad… en el buró del cuarto en el que se había quedado el dia anterior a que fueran a la colonia. Había tenido toda la intención de regresar al terminar la noche, y ponérselos de nuevo… pero ahora sin duda estaban cubiertos de polvo mientras esperaban su regreso.
Estaba perdiendo la fe de que fuera ha haber un feliz reencuentro con los cabrones.
Era chistoso como la vida podía ser interrumpida: dejabas una casa esperando regresar, pero después tu camino te llevaba a la izquierda en ves de regreso a la derecha.
¿Cuánto tiempo dejaría los Hermanos sus cosas en su lugar? Se pregunto. ¿Cuánto tiempo antes de que sus pocas pertenencias, donde quiera que estuvieran en la mansión de la hermandad o en su cabaña o en su sótano, fuera relegado a nada mas que a desorden? Dos semanas probablemente acercándose al límite – aunque nadie excepto John sabía acerca de su madriguera subterránea, esas cosas podrían permanecer por siempre.
Después de un para de semanas, su mierda seria sin duda metida en un closet. Luego una pequeña caja en el ático.
O tal vez solamente seria arrojada en la basura.
Aunque, eso era lo que le pasaba a la gente que moría. Lo que había sido una posesión se convertía en basura – a menos de que la mierda fuera adoptada por alguien mas.
Y no era como si hubiera una gran demanda de cilicios.
Cerrando la llave del agua, salio, sin toalla, y regreso al cuarto. Justo cuando se sentó junto a la ventana, la puerta se abrió y el pequeño lesser que dirigía la cocina entro con una charola llena de comida.
Siempre parecia confundido mientras ponía lo que había preparado en el buró y miraba alrededor – como si después de todo este tiempo, no tuviera ni idea de por que demonios dejaba comida caliente en un cuarto vació. También inspecciono las paredes, rastreando las abolladuras frescas y marcas de sangre negra. Debido a lo ordenado que parecia, sin duda quería arrojar un HTM : la primera vez que ella había llegado ahí, el papel de seda había estado en perfecto estado. Ahora, la cosa parecia como si lo hubieran pasado por un ventilador.
Mientras el iba hacia la cama y enderezaba los cobertores revueltos y acomodaba las almohadas, dejo la puerta bien abierta y ella miro hacia fuera al pasillo y hacia las escaleras.
Sin razón para correr hacia ellas. Y luchar contra el no hubiera servido, tampoco. Tampoco la manera symphath, porque ella estaba bloqueada mentalmente y bien mentalmente.
Todo lo que ella podía hacer era verlo y desear que pudiera asirse de él de alguna manera. Dios, este imponente deseo de matar debía de ser el mismo que los leones del zoológico mantenían hacia sus guardianes cuando entraban en sus jaulas con escobas y la comida: el otro tipo podía ir y venir y cambiar tu entorno, pero tú estabas atrapado.
Casi hacia que desearas morder algo.
Después de que se fue, ella fue hacia la comida. Enojarse con el pastel no iba a ayudarla y necesitaba las calorías para defenderse, así que se comió todo lo que había. Para su lengua, toda la mierda sabia como a cartón y se pregunto y alguna vez volvería a tener algo porque quisiera y que le gustara la manera en la que estaba sazonado.
Todo el asunto de comida-como-combustible era lógico, pero era malditamente seguro que no te daba nada para mirar durante el almuerzo.
Cuando termino, fue de nuevo hacia la ventana, se sentó en la mecedora, atrajo sus rodillas contra el pecho. Viendo hacia la calle, no estaba descansando, solamente sin emociones.
Incluso antes de todas esas semanas, estaba buscando un escape… y seria de esa manera hasta que exhalara su último aliento.
De nuevo, como su urgencia por pelear con Lash, el impulso no era solo una función de su circunstancia, sino de cómo era ella como hembra, y la conclusión la hizo pensar en John.
Ella había sido tan determinada para alejarse de el.
Pensó en cuando habían estado juntos – no la ultima vez, cuando el le había pagado por todo el rechazo, sino la otra en su sótano. Después del sexo, el había hecho el movimiento para besarla… claramente, el quería mas que sexo rápido, rudo. ¿Su respuesta? Se había alejado e ido al baño, donde se lavo como si el la hubiera ensuciado. Después salio por la puerta.
Así que no lo culpaba por la manera en la que su último adiós había sucedido.
Miro alrededor de su prisión verde oscuro. Probablemente iba a morir aquí. Probablemente pronto, como no había tomado de una vena en un rato y como estaba en un gran problema de estrés emocional y físico.
La realidad de su propio fallecimiento la hicieron pensar en tantas caras que había mirada hacia abajo mientras la vida salía de sus cuerpos y las almas iban sollozando libres. Como asesina, la muerte había sido su trabajo. Como un sympath, había sido una especia de llamado. El proceso siempre la había fascinado. Cada una de las personas que había matado había peleado contra la marea, incluso aunque ellos sabían, mientras ella se paraba sobre ellos con cualquier arma que sostuviera en su mano, que si ellos se salían del espiral ella iba a golpear de nuevo. No parecia importar. El horror y el dolor habían actuado como una fuente de energía, comidan para su pelea, y ella sabia como se sentía eso. Como luchabas por respirar aunque no podías meter el aire por tu garganta. Como el sudor frió se formaba en la superficie de tu piel demasiado caliente. Como tus músculos se volvían débiles, pero aun así les gritabas muévete, muévete, muévete, maldita sea.
Sus captores anteriores la había llevado al limite del rigor mortis un para de veces.
Aunque los vampiros creían en la Virgen Escriba, los sympath no tenían esa percepción de la postvida. Para ellos, la muerta era otra rampa de salida hacia ninguna carretera, sino a una pared de ladrillos contra la que te estampabas. Después de la cual no había nada.
Personalmente, ella no se trabaja toda la mierda de la santa deidad, y aunque era educación o intelecto, el resultado era el mismo. La muerte era luces apagadas, fin de la historia. Por una jodida, lo había vito de cerca tantas veces – después de que venia la gran pelea… nada. Sus victimas solo habían dejado de moverse, congeladas en cualquier posición en la que hubieran estado cuando sus corazones se detenían. Y tal vez algunas personas habían muerto con una sonrisa en la cara, pero en su experiencia, era un gesto, no una sonrisa abierta.
Pensarías que si obtenían un cargamento de brillante luz blanca y la mierda del reino del cielo, sonreirían de oreja a oreja como si hubieran ganado la lotería.
Excepto tal vez que la razón por la que se veían tan puteados era menos por adonde iban y mas acerca de donde habían estado.
Los arrepentimientos…no pensabas acerca de tus arrepentimientos.
Aparte del hecho de que deseaba haber nacido bajo diferentes circunstancias, había dos transgresiones que pesaban más que las otras.
Deseo haberle dicho a Murhder, hace todos esos años, que ella era mitad sympath. De esa manera, cuando había sido llevada a la colonia, el no habría venido a rescatarla. El habría sabido que el otro lado de su familia habría venido a reclamarla y el no habría terminado donde termino.
También deseaba que pudiera regresar y decirle a John Matthew que lo sentía. Aun lo habría alejado, porque era la única manera en la que el no habría repetido los errores de su otro amante. Pero le habría dejado saber que no era el. Era ella.
Al menos el iba a estar bien en todo esto. El tenia a los Hermanos y el rey de la raza para cuidar de el, y, cortesía de su acribillamiento, el no iba a hacer nada entupido.
Ella estaba sola en esto e iba a jugar como pudiera. Habiendo llevado una vida violenta, no era de sorprenderse que fuera a encontrarse con un fin violento… pero fiel a lo que era, estaba podidamente segura que se iba a llevar una libra o dos de carne con ella en el camino a la salida.





















Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nallaetnallum.blogspot.com/
 
Capitulo 6
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
N&N :: Traducciones :: J.R. Ward :: Lover Mine-
Cambiar a: