N&N
Bienvenid@ a "Nalla & Nallum"!!!!!!

Si no eres usuario por favor registrate y forma parte de nuestro equipo. Si ya lo eres, q bueno q has vuelto, ya sabes q hacer

Gracias por tu visita!!!!

Besos, Jade


Traducciones, correcciones y discusiones de los libros mas hot y cute!!!!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capitulo 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jade_Lorien
Admin
avatar

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 20/05/2010
Edad : 31
Localización : Mexico

MensajeTema: Capitulo 1   Dom Jul 17, 2011 1:32 pm

1
Veintitrés pisos de altura y lo único que veía desde las ventanas era una niebla gris. Podían llamarla la Ciudad de los Ángeles si querías; pero, si los había, sin duda estaban volando a ciegas.
Los Ángeles es un lugar al que tanto los que tienen alas como los que no vienen a esconderse. A ocultarse de los demás, o de ellos mismos. Yo también había llegado aquí para esconderme y lo había conseguido, pero al mirar la espesa capa de contaminación me asaltaba el deseo irrefrenable de irme a casa. Allí el cielo era casi siempre azul y no hacía falta regar para que creciera la hierba. Mi hogar estaba en Cahokia, en Illinois, pero no podía regresar porque mi familia y sus aliados me habrían matado. Todas quieren hacerse mayores para ser una princesa de hadas. Pero, créeme, no hay para tanto.
Llamaron a la puerta del despacho y ésta se abrió sin darme tiempo a decir nada. Mi jefe, Jeremy Grey, estaba en el umbral. Era un hombre bajo y gris, medía un metro cincuenta, un par de centímetros menos que yo. Iba todo de gris, desde el traje de Armani a la corbata de seda, pasando por la camisa abotonada hasta arriba. Sólo los zapatos eran negros y brillantes. Incluso su piel presentaba un gris pálido uniforme. Y no por enfermedad o vejez. Estaba en la flor de la vida, tenía poco más de cuatrocientos años. Algunas arrugas alrededor de los ojos y en la comisura de sus labios delgados le conferían un aspecto maduro, pero nunca sería viejo. Sin la ayuda de sangre mortal y un complejo hechizo, Jeremy podría perfectamente vivir toda la eternidad. Al menos en teoría. Los científicos aseguran que dentro de unos cinco mil millones de años el sol se expandirá y abrasará la Tierra. Los duendes no sobrevivirán a esto. Perecerán. Cinco mil millones de años no equivalen a una eternidad, pero bastan para provocar la envidia generalizada.
Apoyé la espalda en la ventana. Al otro lado, la nube de contaminación le daba al día una apariencia tan gris como la de mi jefe, aunque al menos la tez de éste tenía un tono más atractivo, un gris tostado, como las nubes antes de una lluvia primaveral. Lo que se extendía al otro lado de la ventana se sentía pesado y denso, como algo que por más que intentas tragar no logras que te pase. Era un día sofocante, o quizás fuera sólo mi estado de ánimo.
-Tienes mal aspecto –dijo Jeremy-. ¿Qué te pasa?
Cerró la puerta tras de sí y se aseguró de que quedase bien trabada. Intentaba crear un ambiente más íntimo. Quizá trataba de ayudarme, pero a mí no me lo parecía. La piel tensa en torno a sus ojos y la postura de sus hombros estrechos y bien torneados indicaban que yo no era la única de mal humor. Lo achaqué al tiempo, esa calma
insoportable. Una buena lluvia o incluso un día ventoso habrían despejado la capa de contaminación y la ciudad habría podido respirar de nuevo.
-Es sólo un poco de añoranza –contesté-. ¿Y a ti qué te pasa, Jeremy?
Sonrió levemente.
-No te puedo engañar, ¿verdad, Merry?
-No.
-Llevas un conjunto muy bonito –dijo.
Sabía que estaba sexy cuando Jeremy elogiaba mi ropa. Él siempre tenía un aspecto impecable incluso cuando iba con jeans y camiseta, que se ponía sólo para camuflarse en alguna operación. En una ocasión, vi a Jeremy recorrer un kilómetro y medio en tres minutos con unos pantalones Gucci, persiguiendo a un sospechoso. Por supuesto, le ayudó el hecho de que su rapidez y habilidad fueran sobrehumanas. Cuando pensé que yo podría verme obligada a perseguir a alguien, algo que rara vez ocurría, saqué las zapatillas de deporte y dejé en casa los tacones altos.
Jeremy me dedicó una de esas miradas que ponen los hombres cuando les gusta lo que ven. No era algo personal, pero entre los duendes es un insulto no hacer caso a alguien que intenta tan a las claras resultar atractivo, una bofetada en la cara que te dice que has fracasado. Aparentemente, yo no había fracasado. Al despertarme había visto la niebla y me había vestido de una forma más llamativa de lo normal para levantar mi estado de ánimo: un traje de chaqueta azul real, cruzado, con botones de plata, y una falda plisada a juego, tan corta que apenas asomaba bajo la chaqueta. El conjunto era lo bastante corto para dejar entrever algo más que mis muslos si cruzaba las piernas de forma incorrecta. Unos tacones de piel de más de cinco centímetros me ayudaban a exhibir las piernas. Cuando una es tan baja como yo tiene que buscar soluciones, así que muchos días me ponía tacones de ocho centímetros.
Mi cabello era de un rojo intenso y resplandeciente a juzgar por cómo se reflejaba en los espejos. Un tono más rojo que caoba, con destellos negros en lugar del marrón habitual que tienen la mayoría de pelirrojos, como si alguien me hubiera esparcido rubíes por el pelo. Era un color que estaba muy de moda ese año. En la corte suprema del reino de los duendes.
lo llamaban caoba sangre y, si ibas a una buena peluquería, rojo hada o escarlata de sidhe. Hasta que se popularizó y acertaron finalmente con el tono, yo había tenido que ocultar mi verdadero color. Me había decantado por el negro, porque armonizaba mejor que el rojo humano con el color de mi piel. La mayoría de la gente cometía el error de pensar que el escarlata sidhe realza la tez natural de los pelirrojos. No es verdad. Es el único color rojo verdadero que conozco que combina con un tono de piel claro o absolutamente blanco. Sin duda es el cabello adecuado para alguien a quien le favorece el negro, el rojo auténtico o el azul azafata.
Lo único que todavía tenía que esconder eran el verde vibrante y dorado de mis pupilas y la luminosidad de mi piel. Utilizaba lentes de contacto de color marrón oscuro y me oscurecía la piel mediante hechizos y magia. Tenía que mantener una concentración continua, como una música de fondo, porque en cuanto bajaba la guardia comenzaba a brillar. Los seres humanos, por más radiantes que sean, no brillan. Éste era el motivo por el que llevaba lentes de contacto. Además, como quien teje una bufanda, fabriqué la ilusión de que yo sólo era una mujer con un poco de sangre de hada en mi pasado, un ser humano con algunos poderes psíquicos y místicos que me convertían en una excelente detective, aunque nada demasiado especial.
Jeremy no sabía qué era yo en realidad. No lo sabía nadie en la agencia. Yo era uno de los miembros más débiles de la corte real, pero ser una sidhe, aunque fuera de la parte más baja del escalafón, no era nada despreciable. Había ocultado con éxito mi
verdadera personalidad y mis auténticas capacidades a un montón de los mejores magos y a gente con poderes psíquicos de la ciudad y del país entero. No era moco de pavo, pero el tipo de encanto en el que yo destacaba no bastaba para ponerme a salvo de un navajazo por la espalda o de que un hechizo me destrozase el corazón. Para eso necesitaba habilidades de las que carecía, y éste era uno de los motivos por los que permanecía escondida. No podía luchar contra los sidhe y sobrevivir. Lo mejor que podía hacer era esconderme. Tenía confianza en Jeremy y en los demás. Eran mis amigos. En lo que no tenía confianza era en lo que los sidhe podían hacerles si me descubrían, o si mi familia se enteraba de que mis amigos conocían mi secreto. Mientras no supieran nada los sidhe les dejarían tranquilos y sólo me castigarían a mí. La ignorancia era una bendición en este caso. No es que no pensara que algunos de mis mejores amigos lo considerarían una traición, pero si tenía que elegir entre que ellos vivieran, con todas las partes de su cuerpo intactas, pero enfadados conmigo, o que murieran torturados escogería lo segundo. Podría soportar su enfado. En cambio, no estaba segura de poder soportar sus muertes.
Ya sé, ya sé, ¿por qué no pedir asilo en la Oficina de Asuntos Humanos y Feéricos? Probablemente mi familia me mataría si me encontraba, pero si aireaba los trapos sucios ante los medios de comunicación mundiales, me matarían sin ningún género de duda. Y lo harían más despacio. O sea que nada de policía ni de embajadores, sólo el viejo recurso del juego del escondite.
Sonreí a Jeremy y le ofrecí lo que sabía que quería: la mirada que indicaba que me gustaba el potencial de su cuerpo delgado bajo aquel traje a medida. Para los humanos, hubiera parecido un coqueteo, pero para las hadas, para cualquier hada, ni siquiera se la aproximaba.
-Gracias, Jeremy, pero sé que no has venido aquí para elogiar mi ropa.
Se adentró en la habitación, pasando sus dedos impecables por el borde de mi escritorio.
-Tengo a dos mujeres en mi despacho. Quieren ser clientas nuestras –dijo.
-¿Quieren?
Se volvió y se apoyó en el escritorio, con los brazos cruzados sobre el pecho, imitando mi postura inconscientemente, o a propósito, aunque no sabía por qué.
-Normalmente, no nos ocupamos de divorcios –dijo Jeremy.
Le miré con los ojos abiertos, apartándome de las ventanas.
-Habla con propiedad, Jeremy; la Agencia de Detectives Grey nunca se ocupa de divorcios.
-Lo sé, lo sé –dijo.
Se retiró del escritorio y se me acercó. Cuando miró la capa de contaminación del exterior no parecía más feliz que yo.
Me eché hacia atrás para verle mejor la cara.
-¿Por qué infringes tu regla fundamental, Jeremy?
Él movió la cabeza sin mirarme.
-Reúnete con ellas, Merry. Confío en tu criterio. Si dices que tenemos que rechazar el caso, lo rechazaremos. Pero creo que lo verás de la misma manera que yo.
Le toqué el hombro.
-¿Y cómo te sientes, jefe, aparte de preocupado?
Bajé mi mano por su brazo y de este modo conseguí que me mirara. Sus ojos habían adquirido una tonalidad gris marengo.
-Reúnete con ellas, Merry. Si después estás tan preocupada como lo estoy yo, acabaremos con ese cabrón.
Le agarré el brazo.
-Cálmate, Jeremy, es sólo un caso de divorcio.
-¿Y si te dijera que fue un intento de asesinato?
Su voz se había calmado. En realidad, no alcanzaba la intensidad de sus ojos ni la tensión vibrante de su brazo.
Me aparté de él.
-¿Intento de asesinato? ¿De qué me hablas?
-El hechizo de muerte más repugnante que ha llegado a mi despacho.
-¿El marido la quiere matar? –le pregunté.
-Alguien quiere matarla, y la mujer dice que es el marido. La amante está de acuerdo con la mujer.
Le miré fijamente.
-¿Estás diciendo que la esposa y la amante están en tu despacho?
Asintió y sonrió a pesar de la indignación que sentía.
-Esto se pone interesante –dije, devolviéndole la sonrisa.
Jeremy me tomó la mano.
-Lo sería incluso si llevásemos casos de divorcio –dijo.
Me frotaba los nudillos con el pulgar. Estaba nervioso, de lo contrario no me habría tocado tanto. Para él era una manera de ganar confianza. Se llevó la mano a los labios y me dio un beso fugaz en los nudillos. Creo que se dio cuenta de que su nerviosismo era patente. Me dedicó la mejor de las sonrisas y se dirigió hacia la puerta.
-Respóndeme primero a una pregunta, Jeremy.
Aunque evidentemente no le hacía falta, se arregló el traje con movimientos ligeros y precisos.
-Pregunta.
-¿Qué es lo que te da miedo?
La sonrisa se desvaneció y su rostro adquirió un aspecto solemne.
-Tengo un mal presagio sobre este caso, Merry. No tengo el don de la profecía, pero esto me huele mal.
-Entonces, dejémoslo. No somos la policía. Trabajamos a cambio de dinero, no hemos hecho ningún juramento, Jeremy.
-Si después de que las hayas visto, puedes, honestamente, deshacerte del caso, lo haremos.
-¿Por qué me da la sensación de que de repente tengo derecho a veto? El nombre que hay en la puerta es Grey, no Gentry.
-Porque Teresa se identifica enseguida con los demás y no rechazaría a nadie. Roane es demasiado sensible como para echar a mujeres con lágrimas en los ojos. –Se ajustó la corbata gris perla, mientras sus dedos acomodaban el alfiler de diamantes-. Los demás saben defenderse, pero son incapaces de tomar decisiones. Sólo quedas tú.
Le miré a los ojos, intentando descubrir qué estaba pasando realmente por su cabeza, más allá del enfado y la preocupación.
-Tú no te identificas enseguida con los demás, ni tienes un corazón sensible; además, sabes tomar decisiones. ¿Por qué no lo decides tú?
-Porque si las echamos, no tendrán adonde ir. Si abandonan este despacho sin nuestra ayuda ya pueden darse por muertas las dos.
Le miré a los ojos y le comprendí al fin.
-Sabes que deberíamos quitarnos de encima este caso, pero no puedes emitir un juicio sobre ellas. No puedes condenarlas a muerte.
-Eso es.
-¿Qué te hace pensar que yo sí puedo hacerlo?
-Espero que alguno de nosotros mantenga la suficiente cordura para no ser tan estúpido.
-No los voy a sacrificar a todos por unas desconocidas, Jeremy, o sea que prepárate para rechazar el caso. –Mi voz sonó decidida y fría. Incluso a mí.
Jeremy recuperó la sonrisa.
-Esta sí que es mi brujita despiadada.
Asentí con la cabeza y me encaminé hacia la puerta.
-Es uno de los motivos por los que me quieres, Jeremy. Cuentas con que nunca me eche atrás.
Caminé hacia el pasillo que había entre los despachos, con el convencimiento de que me desharía de aquellas mujeres. Tenía la certeza de que iba a convertirme en el muro que nos protegería a todos de las buenas intenciones de Jeremy. La diosa sabe que ya me había equivocado antes, pero pocas veces había errado tanto como estaba a punto de hacerlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nallaetnallum.blogspot.com/
 
Capitulo 1
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
N&N :: Traducciones :: Laurell K. Hamilton :: Meredith Gentry-
Cambiar a: