N&N
Bienvenid@ a "Nalla & Nallum"!!!!!!

Si no eres usuario por favor registrate y forma parte de nuestro equipo. Si ya lo eres, q bueno q has vuelto, ya sabes q hacer

Gracias por tu visita!!!!

Besos, Jade


Traducciones, correcciones y discusiones de los libros mas hot y cute!!!!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capitulo 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jade_Lorien
Admin
avatar

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 20/05/2010
Edad : 31
Localización : Mexico

MensajeTema: Capitulo 3   Dom Mayo 23, 2010 3:05 pm

TRES


“¿Inducción? ¿Qué, es un jodido club?”
Mientras las palabras retumbaban dentro del Mercedes, Lash apretó las manos sobre el volante y miro por fuera de la ventanilla. Tenía una navaja retractil en el bolsillo interior de su traje Canali y la urgencia de sacar el cuchillo y abrir la garganta de este humano era condenadamente tentadora.
Claro, luego el tendría un cadáver con el cual lidiar y sangre sobre toda la piel de los asientos.
Y las dos cosas eran aburridas.
Miro a través de los asientos. EL que había elegido de entre cientos era el típico jodido carroñero, narcotraficante, de mirada furtiva. La historia de niños de abuso esta escrita en la vieja cicatriz circular en su cara – perfectamente redondeada y del tamaño la candente terminación de un cigarrillo – y su dura vida en las calles estaba en sus listos ojos. Su codicia estaba en la manera en la que miraba el interior del carro, como si tratara de averiguar la manera de hacerlo propio, y su ingenio era obvio por lo rápidamente que se había hecho un nombre como narcotraficante.
“Mas que un club,” dijo Lash en voz baja. “Mucho mas, Tendrás un futuro en este negocio y yo te lo estoy ofreciendo en bandeja de plata. Mi hombre vendrá aquí ha recogerte mañana en la noche.”
“¿Y que si no me aparezco?”
“Es tu elección.” claro, después el cabrón se iba a despertar muerto en la mañana, pero detalles, detalles…
El chico encontró los ojos de Lash. El humano no estaba constituido como un peleador; se veía más bien de la talla de alguien a quien le es pegado su trasero en el locker de la escuela. Pero se había vuelto ampliamente claro que la Lesseing Society necesitaba dos clases de miembros ahora: hacedores de dinero y soldados. Después de haber tenido al alcance de Xtreme Park del Sr. D y ver quien era el que movía mas producto, esta mierdita nerviosa con la mirada de reptil estaba el la cima del montón.
“¿Eres marica?” dijo el chico.
Lash permitió que una de sus manos dejara el volante y la metía en su chaqueta. “¿Por qué preguntas eso?”
“Hueles como uno. Y te vistes como uno, también.”
Lash se movió tan rápido, su objetivo tuvo la oportunidad de inclinarse hacia atrás en el asiento. Con una rápida estocada, activo el switch y dejo la filosa hoja justo contra el vital, latiente pulso al lado del blanco cuello.
“La única cosa que les hago a los machos es matarlos,” dijo Lash. “¿Quieres ser jodido así? Por que estoy listo si lo estas tu.”
Los ojos del chico se agrandaron como de caricatura y su cuerpo temblaba debajo de la ropa sucia. “No… No tengo problema con los maricas.”
Fidiota esta perdiendo el punto, pero como fuera. “¿Tenemos un trato?” dijo Lash, presionando la punta del cuchillo. Mientras la penetración tenia lugar, la sangre fluyo en una gota y se detuvo así por un segundo. Como si estuviera decidiendo entre fluir a través del brillante metal o la columna de piel.
Eligio la hija, fluyendo en una corriente de rojo rubí.
“Por favor… no me mates.”
“Cual es tu respuesta.”
“Seee. Lo hare.”
Lash presión mas fuerte, viendo la sangre correr. El estuvo momentáneamente cautivado por la realidad de que si tomaba el arma y la presionaba más a través de la carne, este humano dejaría de existir, como un aliento de aire desapareciendo en el frio de la noche.
Disfruto sentirse como un dios.
Mientras el lloriqueo se habría paso por lo labios del chico, Lash cedió, retrocediendo. Con un rápido lengüetazo, limpio la hoja y cerró el arma. “Te va a gustar cuando termines. Te lo prometo.”
Le dio una oportunidad al muchacho para que se recobrara y supo que no iba a tomar mucho para que el muchacho tomara su cause de nuevo. Lame culos como este tenían egos como globos. La presión, particularmente la clase que venia con un cuchillo en la garganta, los conducía al colapso, se recuperaban, elevándose de nuevo a su lugar.
El chico acomodo su mierda de chaqueta de cuero. “Me gusta como soy esta bien.”
Bingo. “¿Entonces por que estas viendo mi auto como si lo quisieras en tu garaje?”
“Tengo una mejor nave que esta”
“Oh. En serio.” Lash barrió a la perra de pies a cabeza. “Vienes todas las noches aquí en una BMX. Tus jeans están rotos y no solo por que son de diseñador. ¿Cuántas chaquetas tienes en tu closet? Oh, espera, guardas tus cosas en una caja de cartón debajo del puente.” Lash torció los ojos mientras toda clase de sorpresa burbujeaba del asiento del pasajero. “¿Crees que no te checamos? ¿Crees que somos estúpidos?”
Lash señalo con un dedo hacia el Xtreme Park, donde patinadores hacían como metrónomos en las rampas, arriba y abajo, arriba y abajo. “Tu eres como la mierda en este lugar de juego aquí. Bien. Felicidades. Pero queremos ir más lejos. Te unes con nosotros, tienes músculos detrás de ti… dinero, producto, protección. Te metes con nosotros, y vas a ser algo más que dos pequeñas punk meciendo tu polla sobre el concreto. Tenemos tu futuro.”
La mirada calculadora del muchacho cambio hacia su pequeño trozo de territorio en Caldwell y después divago hacia el horizonte donde los rascacielos hacían aparición. La ambición estaba ahí, y era por eso que había sido elegido. Lo que este pequeño bastardo era una manera de subir y una manera de salir.
El hecho de que tendría que vender su alma para hacerlo le iba a caer solo cuando fuera demasiado tarde, pero esa era el modo de la Society. Por lo que le habían dicho a Lash los lessers que ahora el comandaba, nunca había habido un descubrimiento total del asunto antes de ser inducido – y esto era entendible. Como si cualquiera de ellos hubiera creído que el mal estaba esperando del otro lado de la puerta ¿hubieran tocado? ¿Como si alguno de ellos se hubiera ofrecido de voluntario para lo que estaban metidos?
Sorpresa, cabrones. Esto no es Disney World, una vez que te subías, nunca, nunca te ibas a bajar.
Lash estaba totalmente bien con la decepción, como fuera.
“Estoy listo para mierdas mas grandes,” murmuro el chico.
“Bien. Ahora sal de mi maldito auto. Mi socio te recogerá mañana en la noche a las siete.”
“Cool.”
Con los negocios concluidos, Lash estaba impaciente de dejar al pequeño bastardo. El chico olía como a caño y estaba gritando por más que una ducha – necesitaba ser regado como la mugre de la banqueta.
Tan pronto como la puerta se cerro, Lash salio del estacionamiento y siguió el camino que corría paralelo al Río Hudson. Se dirigía a casa, sus manos agarrando el volante por otra razón que la urgencia de matar.
La urgencia del sexo era un motivador tan fuerte para el.
La calle en la que vivía en el viejo Caldwell tenía un camino de piedras cafés de la era Victoriana y banquetas plantadas con árboles y una propiedad valuada en no menos que un millón de dólares. Los vecinos recogían los desechos de sus perros, nunca hacían ruido, y sacaban su basura solo en la parte de atrás, y solo en los dias correctos. Mientras conducía hacia su casa y cortaba camino hacia el garaje, estaba temblando de miedo de pensar que n todos esos WASPs culos-apretados tenían como vecino a alguien como el: Tal vez el se veían y se vestía como ellos, pero su sangre corría negra y era tan desalmado como una estatua de cera.
Mientras presionaba el interruptor del garaje, sonrió y sus colmillos, un regalo por parte de su madre, se alargaron mientras se preparaba para su mierda de “Hola, Lucy ya llegue “.
Nunca envejecía. Regresando a Xhex nunca envejecía.
Después de que estaciono el AMG , salio y debía estirar el cuerpo. Ella lo puso contra el extractor, lo hizo como fuerza, y el amaba como ella lo dejaba duro… y no solo en su polla.
Nada como un buen oponente para alegrarlo de la mierda.
Cortando por el jardín trasero y entrando a la casa por la cocina, olio a sirloin a la parrilla y pan fresco.
No estaba para comida en el momento. Gracias a esa reunión en el parque, esa pequeña mierda de patinador iba a ser su primera inducción, la primera oferta que llevaría a su padre, el Omega. Y no lo ponía eso de humor para algo de sexo.
“¿Esta listo para comer?” pregunto el Sr. D desde la estufa mientras volteaba un pedazo de carne. El pequeño tejano había probado ser útil no solo como un guía de turistas inicial a través de la Lessening Society, sino también como asesino y un cocinero medio decente.
“Nah, voy a subir ahora.” Arrojo sus llaves y su celular en el mostrador de granito. “Deja la comida en el refrigerador y cierra la puerta tras de ti”.
“Si.”
“Ya estamos para mañana en la noche. Recogerás al objetivo a las siete. Ya sabes a donde llevarlo.”
Esa palabra monosílaba era la respuesta favorita del HDP - la cual era otra razón por la que seguía estando ileso y era el segundo al mando.
Lash pasó por la despensa y el comedor y siguió hacia la escalera tallada. La primara vez que había visto el lugar, había sido vaciado, con nada solo los remanentes de la vida llena de gracia dejada atrás: empapelado de seda, cortinas de damasco, y una silla. Ahora, la mansión estaba llena con antigüedades y estatuas y tapetes. Iba a tomar mas tiempo llegar a donde el necesitaba estar, pero no podías tirara a la mierda una herencia de la noche a la mañana.
Subiendo las escaleras, sus pies eran ligeros y su cuerpo zumbaba mientras desabotonaba su abrigo y luego su chaqueta.
Mientras se acercaba a Xhex, estaba conciente de que lo que había iniciado para el como una venganza había terminado como una adicción: lo que estaba esperándolo al otro lado de la puerta de la habitación era mucho mas de lo que el había negociado.
Había sido tan simple al principio: La había tomado por que ella había tomado algo de el. Cuando ella había estado en la colonia en esa cueva, le había apuntado y jalado el gatillo y disparado una carga completa en el pecho de la perra. No aceptable. Ella le había robado su juguete favorito y el era exactamente el tipo de imbécil que ojo por ojo era su canción favorita.
Cuando la había traído aquí y la había encerrado en su cuarto, su meta había sido partirla en pedazos, de arrancar pedazos de su mente y sus emociones y su cuerpo, poniendo a través de mierdas que la doblarías hasta quebrarla.
Y luego, como cualquier cosa rota, iba a desecharla.
Al menos, ese había sido el plan. Se había vuelto ampliamente claro, de cualquier modo, que sus límites nos eran flojos.
Oh, no. Ella era titanio, esta. Sus reservas de fortaleza habían probado ser inagotables y el tenia los moretones para probarlo.
Mientras se acercaba a la puerta, se detuvo para quitarse todas sus ropas. Generalmente hablando, si a el le gustaban las prendas que tenia puestas, necesitaba que se quedaran en el piso antes de entrar, porque estaría hecho basura muy pronto en el momento en que llegara cerca de ella.
Desabotonando el botón de sus pantalones, libero sus mancuernillas, dejándolas en la mesita del corredor y se quito su camisa de seda.
Tenia marcas en el. De los puños de ella. Sus uñas. Sus colmillos.
La punta de su polla cosquilleo mientras veía sus diversas heridas y golpes. Sanaba rápidamente, gracias a la sangre de su padre corriendo espesa en sus venas, pero algunas veces el daño que le hacia duraba y eso lo aterraba hasta la medula.
Cuando eres el hijo del mal, había poco que no pudieras hacer, poseer, o matar, e incluso su ser mortal era un trofeo elusivo que el podía tocar pero no poner en su repisa.
Esto la hacia rara. Esto la hacia preciosa.
Esto lo hacia… amarla.
Tocando la contusión negrazulada en el interior de su antebrazo, el sonrió. Tenia que ir con su padre esta noche para confirmar la inducción, pero primero pasaría un poco de TC con su mujer y agregar a su colección de raspones. Y antes de que se fuera, le dejaría un poco de comida a ella.
Como todos los animales preciados, ella necesitaba ser proveída.
Alcanzando el picaporte de la puerta, frunció el entrecejo mientras pensaba en el mayor problema de alimentación. Ella solo era mitad sympath y esa parte vampiro de ella lo preocupaba. Tarde o temprano, iba a requerir algo que no podía ser comprado en el Hannaford local… y no era algo que el pudiera darle.
Los vampiros necesitaban tomar de la vena del sexo opuesto. Era inmutable, si tenías esa biología en ti, morirías a menos de que pusieras el material en tu boca para usar y tragar sangre fresca. Y ella no podía tener lo que el tenia en su cuerpo – todo en el corría negro ahora. Como resultado, sus hombres, los pocos que quedaban, estaban buscando un machi de buena edad, pero habían vuelto con nada. Caldwell estaba cerca de vacía cuando se trataba de vampiros civiles.
Aunque… el tenia ese en el congelador.
El problema era, el había conocido al cabrón en su antigua vida, y la idea de ella tomando la vena de alguien mas los habría hecho amigos solo acordando su derecho de mierda.
Además el bastardo era el era el hermano de Qhuinn – así que see, no era la dinastía con la que quería que ella tuviera que ver.
Mientras abría la puerta, comenzó a sonreír. “Hola, cariño. Ya llegue.”






Al otro lado de la ciudad, en la tienda de tatoo, Blay se mantenía mas enfocado en lo que estaba haciendo en la espalda de John. Había algo hipnótico en ver el trazo de la aguja sobre las líneas azules marcadas. Entonces de rato en rato, el artista se detenía para secar la piel con una toalla de papel blanco antes de resumir su trabajo, el zumbante sonido de la pistola llenando el silencio de nuevo.
Desafortunadamente, tan cautivante como era toso, aun tenía suficiente espacio de tención para estar muy al tanto de cuando Qhuinn decidió coger a esa mujer humana: después de que el par charlara silenciosamente y frotaran muchos roces casuales en los brazos y hombros, esos sorprendentes, ojos desiguales, fueron a la deriva de la puerta del frente.
Y un momento después, Qhuinn se paseo y la checo para asegurarse de que estuviera cerrada.
Esa mirada verdeazul no se encontró con la de Blay mientras venia hacia la parte trasera del local.
“¿Vas bien?” le pregunto a John.
Cuando John lo miro y asintió, Qhuinn hizo señas rápidamente, ¿te molesta si hago un poco de ejercicio detrás de esa cortina?
Por favor di que si, te molesta, pensó Blay. Por favor dile que se tiene que quedar aquí.
Para nada, señalo John. Cuídate.
Estaré en eso si me necesitas. Incluso si tengo que salir con mi polla de fuera.
Seee, si podemos evitar eso, lo apreciaría.
Qhuinn se rió un poco. “Es justo.” Hubo una pausa de un segundo; luego se dio la vuelta sin mirar a Blay.
La otra mujer entro en el otro cuarto primero, y dada la manera en la que movía sus caderas, estaba tan lista para lo que iba a pasar como Qhuinn. Luego los grandes hombros de Qhuinn cambiaron mientras se desaparecía de la vista y el velo caía de nuevo en su lugar.
La luz en lo alto del cuarto y las anoréxicas fibras de la cortina proveían un total hecha-un-vistazo-a-esto, así que Blay tuvo una destilada imagen de Qhuinn alcanzándola y jalándola del cuello hacia el.
Blay redireccionó sus ojos hacia el tatuaje de John, pero el reenfoque no duro. Dos segundos mas tarde estaba atrapado en ese show de husmear, no tanto viendo como sucedía como absorbiendo los detalles. En típico modo de Qhuinn, la mujer estaba ahora de rodillas y el tipo tenia sus manos hundidas en su cabello. El estaba moviendo su cabeza, sus caderas flexionando y liberando mientras perforaba la boca de ella.
Loa sonidos amortiguados eran tan increíbles como lo visual y Blay tuvo que cambiar en su asiento, su cuerpo endureciéndose. El quería estar ahí, de rodillas, guiado por las manos de Qhuinn. El quería ser el que tuviera la boca llena. El quería ser el responsable de hacer tensar a Quinn.
No iba a estar en las cartas.
Hombre, ¿que demonios? El tipo había cogido con gente en clubs y baños y carros y callejones y ocasionalmente en camas. Lo había hecho con miles de extraños, hombres y mujeres y machos y hembras por igual… el era Wilt Chamberlain con colmillos. Negarlo era como ser echado de un parque publico.
Blay tomo otra oportunidad para mirar a otra parte, pero la onda de un profundo gemido de nuevo atrajo sus ojos hacia la –
La cabeza de Qhuinn había girado de manera que estaba viendo hacia fuera de la cortina. Y sus ojos se encontraron, su mirada desigual destello… casi como si estuviera mas excitado por quien lo estaba viendo que por quien estaba enzarzado con el.
El corazón de Blay se detuvo. Especialmente mientras Qhuinn especialmente mientras Qhuinn levantaba a la mujer, la giraba de espaldas, y la inclinaba sobre el escritorio. Un tirón y sus jeans estaban en sus rodillas. Y luego fue…
Jesucristo. ¿Era posible que su mejor amigo estuviera pensando como el?
Excepto cuando Qhuinn jalo el torso de la mujer contra su pecho. Después de susurrar algo en su oído, ella se rió y giro su cabeza hacia un lado para que el pudiera besarla. Lo cual el hizo.
Tu estúpido imbécil, pensó de él mismo Blay. Tu estúpido cabrón.
El tipo sabe perfectamente a quien se lo esta haciendo… y a quien no.
Sacudiendo su cabeza, murmuro, “John, ¿te molesta si voy por cigarrillo afuera?”
Cuando John sacudió la cabeza, Blay se puso de pie y puso la ropa en el asiento. Al tipo del tatuaje le dijo, “¿Solo quito el seguro?”
“Sip, y puedes dejarla abierta y solo estas fuera de la puerta.”
“Gracias, hombre.”
“No hay problema.”
Blay se alejo del alboroto de la pistola de tatuajes y la sinfonía de gruñidos detrás de la cortina, deslizándose fuera de la tienda y reclinándose contra el edificio justo al lado de la entrada. Palmeando el plano paquete de Dunhill rojos, retiro el cigarrillo, lo puso entre sus labios, y lo encendió con su encendedor negro.
La primera calada era el paraíso. Siempre la mejor de todas las que seguían.
Mientras exhalaba, odio que leyera las cosas, ver conexiones donde no las había, malinterpretar acciones y miradas y roces casuales.
Patético, verdaderamente.
Qhuinn no había mirado hacia arriba para satisfacer el encontrar los ojos de Blay. Había estado chocando a John Matthew. Y había girada a la mujer para tomarla por detrás por que así era como le gustaba.
Maldito I… la esperanza no brotaba eterna como si drenara al sentido común y la autoconservación.
Inhalando fuerte, estaba tan sumergido en sus propios pensamientos que fallo en advertir la sombra al frente del callejón al otro lado de la calle. Inadvertidamente estaba siendo vigilado, fumo un rato, el frío de la noche de primavera devorando el humo que se elevaba de sus labios.
La compresión de que no podía seguir más con esto era una sensación helada que iba justo a sus huesos.





















Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nallaetnallum.blogspot.com/
 
Capitulo 3
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
N&N :: Traducciones :: J.R. Ward :: Lover Mine-
Cambiar a: