N&N
Bienvenid@ a "Nalla & Nallum"!!!!!!

Si no eres usuario por favor registrate y forma parte de nuestro equipo. Si ya lo eres, q bueno q has vuelto, ya sabes q hacer

Gracias por tu visita!!!!

Besos, Jade


Traducciones, correcciones y discusiones de los libros mas hot y cute!!!!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capitulo 9

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jade_Lorien
Admin
avatar

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 20/05/2010
Edad : 31
Localización : Mexico

MensajeTema: Capitulo 9   Jue Mayo 20, 2010 11:02 pm

NUEVE

VEINTE MILLAS A LAS AFUERAS DE CHARLESTON, CAROLINA DEL SUR



“Maldita… mierda. Tienen algún tipo de árboles aquí.”
Bueno, seee, eso lo resumía. Mientras la van del link satelital de Investigadores Paranormales se abría camino por la Ruta Rural SC 124, Gregg Winn freno y se reclinaba sobre el volante.
Podidamente… perfecto.
La entrada de la plantación estaba marcada en ambos lados por robles del tamaño de RVs y musgo español colgaba de todas esas ramas masivas, meciéndose en la sueve brisa. Al final del enmarcado callejón, casi media milla después, la columnaza mansión se mantenía bella como una señora en una silla, el sol del atardecer pintando su cara en brillante amarillo limón.
Desde atrás, la anfitriona de IP, Holly Fleet, se inclinaba. “¿Estas seguro de esto?”
“¿Es una Banda B, cierto?” Gregg piso el acelerador. “Abierto al publico.”
“Llamaste cuatro veces.”
“No dijeron que no.”
“No te contestaron.”
“Como sea.” Necesitaba hacer que esto sucediera. Los especiales de prime-time de IP estaban a punto de pasar al siguiente nivel de anuncios de a dólar en la cadena televisiva. No estaba en el territorio de American Idol, cierto, pero le habían sacado la mierda a el mas reciente episodio de Magic Exponed, y si esa tendencia continuaba, el dinero se iba a volver mas denso que la sangre.
El largo trayecto hacia la casa era como un rastro que guiaba no solo más dentro de la propiedad, sino atrás en el tiempo. Por amor de Dios, mientras vea alrededor el pasto cubriendo el terreno, esperaba ver a soldados de la Guerra Civil y Vivien Leights caminando bajo los escarbados árboles.
Ese camino de grava llevaba a los visitantes directamente a la entrada formal y Gregg se estaciono un lado en caso de que otros autos necesitaran pasar.
“Ustedes dos esperen aquí. Voy a entrar.”
Mientras salía de detrás de volante, cubrió su playera Ed Ardí con un rompevientos negro y jalo su manga sobre su Rolex dorado. La van con su logo de IP de una lupa sobre un fantasma negro, sombrío era suficiente, y sin duda la casa era propiedad de alguien local. La cosa era, el estilo de Hollywood no era necesariamente de valor a las afueras de L.A. – y este gracioso lugar estaba tan lejos de la cirugía plástica y bronceado artificial como se podía.
Sus mocasines Prada cambiaron por el confeti de piedra del camino mientras caminaba hacia la entrada. La casa blanca era una simple caja de tres plazas con porches en el primero y segundo piso, pero la elegancia de sus proporciones y el tamaño verdadero de la maldita cosa eran lo que la ponía solidamente en el territorio de mansión. Y para rematar la rutina de gran dama, todas las ventanas estaban enmarcadas por dentro con cortinas del color de joyas, y a través del cristal emplomado, podía ver los candelabros colgando de los altos techos.
Un demonio de cama-y-desayuno.
La puerta delantera era lo suficientemente grande para albergar una catedral y para llamar a la puerta había una cabeza de león de metal que casi parecia de tamaño real. Levantando la pesada cosa, la dejo caer en su lugar.
Mientras esperaba, checo para estar seguro de que Holly y Stan estaban donde los había dejado. Apoyo era lo último que necesitaba cuando estaba en lo que contribuía a una llamada de venta – especialmente cuando el hola-mi-nombre-es era uno mal recibido. Y la verdad era, que si ellos no hubieran estado hacia poco en un trabajo en Charleston, talvez no hubiera probado un cara-a-cara, pero por un trayecto de madia hora que no estaba ni siquiera fuera de su camino, valía el esfuerzo. No iban de todos modos a prepararse para iniciar en Atlanta por un par de dias, así que había tiempo para esto. Mas a su favor, el mataría a –
La puerta se abrió y tenía que sonreír a lo que estuviera del otro lado. Hombre… se ponía mejor. El tipo tenia mayordomo Ingles estampado sobre el, desde sus lustrosos zapatos hasta su chaleco y saco negro.
“Buenas tardes, señor.” Y tenía acento. No ciertamente británico, no europeo falta-clase-francés. “¿Cómo puedo ayudarle?”
“Gregg Winn.” Extendió su mano. “¿Creo que lo llame un par de veces? No estoy seguro de que recibiera los mensajes.”
El apretón del mayordomo fue rápido. “Sin duda.”
Gregg espero que el hombre continuara. Cuando nada vino, se aclaro la garganta. “Ah… Esperaba que nos permitiera hacer algunas investigaciones en su adorable casa y terrenos. La leyenda de Eliahu Rathboone es bastante notable, quiero decir… los reportes de sus huéspedes son sorprendentes. Mi equipo y yo-“
“Permítame interrumpir. No habrá filmaciones o grabaciones en la localidad – “
“Pagaremos.”
“– en absoluto.” El mayordomo sonrió tensamente. “Estoy seguro de que puede entender que preferimos nuestra privacidad.”
“Francamente, no lo hago. ¿Cual es el daño en permitirnos curiosear?” Gregg bajo la voz y se inclino. “A menos, claro… ¿que usted este haciendo esos sonidos de pisadas en medio de la noche? ¿O suspendiendo una vela en eses dormitorio de las escaleras con caña de pesca?”
La cara el mayordomo no cambio, y aun así desbordaba desden. “Creo que ya se iba.”
No un comentario. No una sugerencia. Una petición. Pero que se joda, Gregg había lidiado con cosas mas difíciles que algún marica en traje de pingüino.
“Sabe, debe de tener mucha concurrencia con esas historias de embrujos.” Gregg bajo su voz aun más. “Nuestra audiencia de TV es enorme. Si cree que esta teniendo visitantes ahora, imagine que haría por su negocio si fuera nacional. Y aunque este inventando la cosa de Rathboone, podemos trabajar con usted, mejor que en su contra. Si entiende lo que quiero decir.”
El mayordomo dio un paso a tras y comenzó a cerrar la puerta. “Buen dia, señor –“ Gregg puso su cuerpo en la entrada. Incluso cuando no había querido tanto checar las historias, todo el asunto de no era su detonador. Y como siempre, ser echado agudizaba su interés como nada más.
“Queremos quedarnos la noche, entonces. Estamos haciendo algunos trabajos en una locacion vecina de la Guerra Civil y necesitamos un lugar para quedarnos.”
“Me temo que estamos llenos.”
En ese momento, como un regalo de Dios, una pareja bajo por las graciosas escaleras, sus valijas en mano. Gregg sonrió mientras miraba sobre el hombro del mayordomo.
“No tan llenos como estaban.” Cambiando por su baraja de personalidad, hizo su mejor esfuerzo en su expresión de no-voy-a-ser-ningún-problema. “No es no, lo entiendo. Así que no grabaremos nada, audio o video. Lo juro por la vida de mi abuela.” Levantando su mano a manera de saludo, dijo en voz alta, “Hey, chicos – ¿Disfrutaron su estadía?”
“¡Oh, por Dios, fue increíble!” la novia, esposa, acostó casual, lo que sea contesto. “¡Eliahu es real!”
El novio, esposo, quiero-anotar asintió. “No le creía. Quiero decir, fantasmas – vamos. Pero seee… escuche la cosa.”
“Vimos una luz, también.” ¿Haz oído acerca de la luz?”
Gregg puso su mano sobre su pecho de sorpresa. “No, ¿Qué luz? Díganme todo….”
Mientras se aventuraban en una detallada recitación de todas las “increíblemente asombrosas cosas” que eran tan “increíble y asombroso atestiguar” durante su “increíble…,” los ojos de mayordomo se entrecerraron. Claramente, sus modales sobrepasaban su urgencia de matar mientras se hacia a un lado para que Gregg se acercara a la pareja que partía, pero la temperatura en la estancia había descendido a una fría tierra.
“Espera – es eso…” El huésped hombre frunció el cejo y se inclino a un lado. “Maldita mierda, estas con ese show –“
“Investigadores Paranormales,” continuo Gregg. “Soy el productor.”
“Esta la anfitriona…” El tipo miro a su amiga. “¿Esta ella aquí, también?”
“Seguro. ¿Quieres conocer a Holly?”
El tipo puso en el piso su valija y trataba de ajustar su polo un poco mas. “Seee, ¿puedo?”
“Ya nos íbamos,” intervino su otra parte. “No es así, Dan.”
“Pero si yo – nosotros – tenemos la oportunidad de – “
“Tomemos el camino ya, estaremos en casa para el anochecer.” Ella se giro hacia el mayordomo. “Gracias por todo, Sr. Griffin. Tuvimos una adorable estancia.”
El mayordomo se inclino con gracia. “Por favor vengan de nuevo, madam.”
“Oh, lo haremos – este va a ser un lugar perfecto para nuestra boda en Septiembre. Es increíble.”
“Simplemente asombroso,” su prometido completo, como si quisiera estar de nuevo de su lado.
Gregg no presiono el encuentro con Holly mientras la pareja salía por la puerta principal – incluso aunque el tipo se detuvo y miro hacia atrás como si esperara que Gregg lo siguiera.
“Así que, solo iré por nuestras maletas,” dijo Gregg al mayordomo. “Y usted puede tener nuestro cuarto listo. Sr. Griffin.”
El aire alrededor del hombre parecia crepitar. “Tenemos dos cuartos.”
“Esta bien. Y por que puedo decir que usted es un hombre con estándares, yo y Stan nos quedaremos juntos. Por el bien de la propiedad.”
Las cejas del mayordomo se elevaron. “Sin duda. Si usted y sus amigos serian tan amables de esperar en el cuarto de dibujo a su derecha, tendré a la ama de llaves lista para su habitación.”
“Fantástico.” Gregg palmeo al hombre en el hombro. “Ni siquiera sabrá que estamos aquí.”
El mayordomo dio un paso atrás. “Una palabra de advertencia, si me permite.”
“Dale.”
“No vaya al tercer piso.”
Bueno, no era esa una invitación… y una línea salida de la película de Scream. “Absolutamente no. Lo juro.”
El mayordomo se fue por el corredor y Gregg se inclino hacia la puerta, haciendo señas a su tripulación. Mientras holly salía, sus dobles D brincaron bajo la playera negra que estaba vistiendo, y sus Sevens eran de un corte tan bajo que su bronceado y plano abdomen se vislumbro. La contrata o por su cerebro, sino por sus dimensiones de Barbie, y aun así probo ser mas de lo que el esperaba. Como muchos tontos, ella no era completamente estupida, solo lo suficiente, y tenía una escalofriante habilidad para posicionarse donde mas le conviniera a su avance.
Stan se deslizo de la van y se paro a fuera, parpadeando fuerte y quitando su largo y lacio cabello del camino. Perpetuamente drogado, era la persona perfecta para este tipo de trabajo: técnicamente un experto, pero sosegado al punto de que tomaba bien las ordenes.
La ultima cosa que Gregg quería era una artista corriendo las lentes de las cámaras.
“Traigan el equipaje,” les grito Gregg. Lo que era un código para, No traiga solo su equipaje de noche sino el equipo a pequeña escala.
Este no era el primer lugar en el que tenia que hablar de esta manera.
Mientras regresaba al interior, la pareja que partía paso en su Sebring convertible, el tipo viendo a Holly inclinarse en la Van en ves de a donde iba.
Ella tendía a tener ese efecto en los hombres. Otra razón para mantenerla cerca.
Bueno, eso y ella no tenía problemas con el sexo casual.
Gregg camino hacia el cuarto de dibujo y dio una pequeña vuelta. Las pinturas al oleo era de calidad de museo, las alfombras eran persas, paras paredes estaban pintadas a mano con escenas pastorales. Candelabros de plata esterlina estaban en cada superficie y ni una pieza del mobiliario había sido hecha en el siglo veintiuno o veinte… o tal vez diecinueve.
El periodista en el se incorporó y gritó. Incluso los de primera clase, no estaban equipadas como esta. Así que algo estaba pasando aquí.
Ya fuera que la leyenda de Eliahu estuviera poniendo un montón de cabezas en esas almohadas cada noche.
Gregg fue hacia uno de los retratos pequeños. Era de un hombre joven, en sus veintes, y pintado en otro tiempo, en otro lugar. El sujeto estaba sentado en una rígida silla, sus piernas cruzadas en sus rodillas, sus elegantes manos a un lado. Su cabello oscuro peinado hacia atrás y atado con un listón, revelando una cara que estaba atónita. Las ropas eran… bueno, Gregg no era historiador, así que que demonios sabia, pero estaba podidamente seguro que se parecían a los que George Washington y sus amigos usaban.
Este era Eliahu Rathboone, pensó Gregg. El secreto abolicionista que había dejado una luz para animar a aquellos que necesitaban escapar para vinieran aquí… el hombre que había muerto para proteger una causa antes de que incluso tomara forma en el norte… el héroe quien había salvado a muchos, solo para ser cortado en la flor de la vida.
Este era su fantasma.
Gregg hizo marco con sus manos y se dirigió por toda la habitación antes de cerrarse en esa cara.
“¿Es ese el?” la voz de Holly venia de atrás. “¿Es ese realmente el?”
Gregg miro sobre su hombro, su cuerpo endureciéndose. “Y yo pensé que la fotos en Internet eran buenas?”
“El es, como… encantador.”
Y también lo era su historia y su casa toda la gente quien dejaba aquí hablando acerca de maldiciones.
A la jodida el viaje a Atlanta a ese asilo. Este era su siguiente especial en vivo.
“Quiero que trabajes al mayordomo,” dijo Gregg suavemente. “Sabes a lo que me refiero, quiero acceso a todo.”
“No voy a dormir con el. Le puse la raya a la necrofilia y ese es mas viejo que Dios.”
“¿Te pedí que te pusieras sobre tu espalda? Hay otras maneras. Y tu tienes esta noche y mañana. Quiero hacer el especial aquí.”
“Quieres decir…”
“Vamos a transmitir en vivo desde aquí en diez dias.” Camino hacia la ventana para encara el callejos de árboles, y con cada paso que tomaba, el piso rechinaba.
Era su hora Emmys, aquí vamos, pensó Gregg.
Jodidamente perfecto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nallaetnallum.blogspot.com/
 
Capitulo 9
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
N&N :: Traducciones :: J.R. Ward :: Lover Mine-
Cambiar a: