N&N
Bienvenid@ a "Nalla & Nallum"!!!!!!

Si no eres usuario por favor registrate y forma parte de nuestro equipo. Si ya lo eres, q bueno q has vuelto, ya sabes q hacer

Gracias por tu visita!!!!

Besos, Jade


Traducciones, correcciones y discusiones de los libros mas hot y cute!!!!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Crave - Capitulo 1

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jade_Lorien
Admin
avatar

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 20/05/2010
Edad : 31
Localización : Mexico

MensajeTema: Crave - Capitulo 1   Jue Oct 07, 2010 1:46 pm

CAPITULO 1

SUR DE BOSTON, EL DIA DE HOY
“¡Hey! Espera a - ¡Ahórrate esa mierda para el ring!” grito Isaac Rothe la advertencia a través del toldo de auto, listo para echar la cosa debajo de nuevo si tenía que hacerlo. “¿Qué está haciendo mi foto en esto?”
El promotor de peleas parecía más interesado en el daño a su Mustang, así que Isaac se estiro y alcanzo al tipo por el frente de su chaqueta. “Dije, ¿Qué está haciendo mi cara en esto?”
“Relájate, quieres –“
Isaac llevo a los dos más cerca como un pan de sándwich y apago el porro que el HDP fumaba. “Te dije. Sin fotos mías. Nunca.”
Las manos del promotor se levantaron en el equivalente conversacional “Lo siento… de verdad… Mira, eres el mejor peleador – me atraes las multitudes. Eres como la estrella de mi –“
Isaac cerró su puño de peleador para cortar el elevador de ego. “Sin fotos. O no hay pelea. ¿Estamos?”
El promotor trago fuerte y se encogió, “Si. Lo siento.”
Isaac libero su agarre e ignoro las quejas mientras hacía bola la imagen de su cara. Mirando alrededor del estacionamiento de la ferretería abandonada, se maldijo a sí mismo.
Estúpido. Jodido estúpido de el por haber confiado el cobista bastardo.
La cosa era, los nombres no eran importantes. Cualquiera podía escribir Tom, Dick o Harry en una identificación o un certificado de nacimiento o un pasaporte. Todo lo que necesitabas era el tipo de cara correcta y una maquina de laminado que pudiera hacer hologramas. Pero tu oportunidad, tu cara, tu jeta, tu orificio… a menos de que tuvieras los fondos y los contactos para hacerte cirugía plástica en el trasero, esa era la única verdadera identificación que tenias.
Y la suya había sido hecha en Kinko’s. Dios solo sabía cuantas personas la habían visto. O a quien había asignado a su paradero.
“Mira, solo te estaba haciendo un favor.” Sonrió el promotor, destellando un casquillo de oro. “Entre mas muchedumbre, más dinero haces –“
Isaac le dio en dedo medio al tipo. “Necesitas callarte el hocico justo ahora. Y recuérdalo que dije.”
“Seee. Okay. Seguro.”
Había un número de esta-bien, no-hay-problema, y lo-que-quieras que siguieron pero Isaac le dio la espalda al balbuceo, balbuceo.
Todo alrededor, hombres grandes estaban saliendo de autos y pavoneándose unos a otros como quinceañeros, el manojo de jugo de seguidillas, un sillón listo para la galería de maníes: Lo más cercano que iban a estar del octágono era parados afuera de los cables observando.
El hecho de que Isaac hubiera casi terminado con estas AMC clandestinas hacedoras de dinero era irrelevante. La gente que lo estaba buscando no necesitaban ninguna ayuda, y ese pequeño feliz acercamiento junto con el número de teléfono con el código de área 617 era precisamente la exposición que él no necesitaba.
Lo último que necesitaba era un operativo o… Dios lo prohibiera, el segundo al mando de Matthias… mostrándose por aquí.
Además, era demasiado jodido por parte del promotor. Peleas no reguladas a puño limpio asociada a apuestas ilegales no era algo que promocionaras, y de todos modos, dado el tamaño de la multitud que se mostraba, la audiencia claramente tenía suficiente boca.
El tipo a cargo, de cualquier manera, era un idiota codicioso.
Y la pregunta ahora era, ¿pelearía Isaac o no? Los volantes habían sido hechos apenas, de acuerdo con el hombre que se los había mostrado… y mientras contaba mentalmente el dinero que se salaria, seguro como el infierno que podría usar mil extra o dos que ganara esta noche.
Miro alrededor y supo que tenía que subir al octágono. Mierda… una vez más doblar su cartera y entonces se iría.
Solo una última vez.
Yendo hacia la entrada trasera de la ferretería, ignoro las mierdas y los señalamientos y los ese-es-el. La multitud lo había visto sacarle la mierda a una serie de tipos en el último mes, y obviamente esto lo hacia un héroe a sus ojos.
Lo que era un quebrazo sistema de valores, tan lejos como a él le concernía. Estaba tan lejos de un héroe como podía estar.
Los gorilas en la puerta trasera se hicieron a un lado para dejarlo pasar y el asintió hacia ellos. Esta era la primera pelea de su “facilidad” particular, pero realmente, las locaciones eran todas iguales. Dentro y cerca de Boston, había muchos pasillos abandonados, ferreterías, y donde quiera que hubiera cincuenta chicos que desearan ser Chuck Liddell podían ver media docena que definitivamente no eran colgajos de carne en una jaula improvisada. Y eso mas matemáticas inspiradoras era el por qué el promotor había reproducido la cabeza de Isaac. A diferencia de los otros peleadores a puño limpio, él sabía lo que estaba haciendo.
Aunque considerando cuánto dinero había puesto el gobierno de E.U.A. en entrenarlo, el tenía que ser una arma total no para aplastar cráneos como huevos para ahora.
Y no eran todas esas destrezas, tan bien como muchas otras, lo que lo iba a ayudar a quedarse ASP
Buena voluntad, eso era, pensó mientras entraba en el edificio.
Esta noche el MGM Grand de los pobres era de unos sesenta mil pies cuadrados de aire frio anclado por pisos de concreto y cuatro paredes dignas de ventanas sucias. El “octágono” era un armado en la esquina lejana, el ring de ocho lados atornillados y sorprendemente firme.
De nuevo, había muchos tipos de construcción que estaban en esta mierda.
Isaac pasó al par de cuellos-gruesos que estaban manejando las apuestas e incluso ellos le pagaban respeto, preguntando si necesitaba algo para beber o para comer. Sacudiendo la cabeza, fue hacia la esquina detrás del ring y se estableció, su espalda hacia la unión de las paredes. El era siempre el ultimo en pelear por que él era el empate, pero no había anunciado de cuando subía. La mayoría de los “peleadores” no duraban mucho, pero de vez en cuando tenias un par de permanentes que se golpeaban el uno al otro como dos viejos grizzlies hasta que incluso el estaba listo para gritar, Suficiente, ya.
No había referies y cosas que los detuvieran cuando había un jadeante, sonrojado, ojos hinchados idiota que estaba echado sobre su espalda con el guerrero urbano ganador junto a él de pie sudoroso. Podías ir por nada, hígado y joyas de la familia incluidas, y se incitaba a los trucos sucios. La única restricción era que tenías que pelear con lo que sea que el buen Señor te había dado al nacimiento: No podías traer bóxers, cadenas, cuchillos, arena, o ninguna de esas mierdas dentro del atuendo.
Cuando el primero encuentro comenzó, Isaac miro a las caras de la multitud en vez de lo que estaban haciendo en el ring. Estaba buscando al fuera de lugar, por los ojos que estuvieran en el, por la cara que conociera de los pasados cinco años en vez de las cinco semanas desde que se había ido.
Hombre, sabía que no debería de haber usado su nombre real. Cuando había ido por la identificación falsa, debió de haber elegido otro. Seguro, la seguridad social no era suya, pero el nombre… Había parecido importante, de cualquier modo. Una manera de fastidiar el terreno en que el estaba, marcar este nuevo inicio como suyo.
Y tal vez había sido un poco de burla. Un ven-y-encuéntrame-si-te-atreves.
Ahora, se estaba pateando el mismo. Principios y escrúpulos y toda esa ideología mierderas no era ni de cerca tan valiosa como un latido viable.
¿Y el pensamiento de que el promotor era un imbécil?
Aproximadamente cuarenta y cinco minutos después, el cliente numero uno de Kinko se paro en el alambre y junto sus manos para gritar sobre la multitud. El promotor estaba intentando ser todo Dana White, pero era mas como Vanna en la opinión de Isaac.
“Y ahora para su simple atracción…”
Mientras las vibraciones en el piso se enloquecían, Isaac se quito su sudadera y la colgó en una esquina del octágono. Siempre peleaba con camiseta interior, pantalones sueltos, y los requisitados pies descalzos – pero una vez más, ese era todo su guardarropa.
Mientras iba hacia la puerta del octágono, mantuvo la espalda hacia la esquina de la ferretería y espero calmadamente para ver cuál iba a ser la entrada de esa noche.
Ah, sí. Otro Sr. Tipo Rudo con alteración glandulares variables: En el momento en que el contrincante entro, comenzó a moverse como si tuviera un resorte pegado a su colon, culmino su show antes de juego partiendo su playera por la mitad y golpeándose a sí mismo en la cara.
Cabrón sigue así e Isaac no iba a tener que hacer nada sino soplarle para poner su trasero en el suelo.
Al sonido de una bocina, Isaac dio un paso al frente, levantando sus puños a la altura del pecho, pero manteniéndolos pegados a su torso. Por un buen minuto o menos, dejo que su oponente se luciera y lanzara golpes al aire que fallaban con todo el entusiasmo de un chico ciego en pantalones de jardín.
Una rebanada de pastel.
Excepto por la multitud que presionaba, Isaac pensó en cuantas copias podía hacer una maquina Xerox en sesenta segundos y decidió ponerse serio. Ajustando con la izquierda, golpeo al tipo en el esternón, deteniendo temporalmente el corazón que latía detrás del hueso. Lo siguiente fue un gancho derecho que atrapo a resortes bajo la barbilla, haciendo chocar los dientes del hombre y golpeando su cabeza hacia atrás con su espina.
Dado el tap bailado: El Sr. Tipo Rudo fue Ginger Rogers y fue de puntillas hacia atrás hacia el alambre. Mientras el rugido de la llenaron el espacio abierto e hicieron eco, Isaac se acerco y trabajo al pobre bastardo para que no fuera más resortes, nada más que un borracho cuya cabeza estaba girando demasiado rápido para organizar su propio cuerpo. Y justo cuando parecía que se avecinaba un montón de desmayo fatal, Isaac se retiro y dejo que el hombre recobrara el aliento.
Para tener unos grandes extras, tenía que asegurarse de que durara más de tres minutos.
Caminando alrededor, conto en su cabeza hasta cinco. Luego regreso a –
Un cuchillo se balanceo en un gran círculo y se deslizo contra la frente de Isaac, cachándolo justo en el nacimiento del cabello. La sangre corrió hacia abajo y efectivamente nublo su visión – el tipo de cosa que él habría llamado estratégica si el tipo hubiera tenido idea de lo que había hecho. Dada la manera en la que esos golpes salían, de cualquier modo, era solo un golpe de suerte.
Mientras la multitud abucheaba, Isaac cambio a modo de negocios. Un idiota con un cuchillo era casi tan peligroso como alguien que de hecho sabía que estaba haciendo con uno, y el no iba a ser cortado y cerrado por este jodido cabrón.
“¿Cómo se siente eso? Grito su oponente. De hecho, salió mas como un, “Cobo the thiente etho?” dado su labio hinchado.
Las últimas palabras que el tipo diría en el ring.
Mientras Isaac lanzaba una patada en el aire, su propia sangre salpico a la multitud y el impacto saco el arma del agarre del tipo. Luego era caso de uno, dos… tres golpes a la cabeza y todo ese pavoneo cayo tan fuerte que un trozo de res en una planta empacadora – que fue precisamente cuando los finos hombres y mujeres del Departamento de Policía de Boston irrumpieron en la Ferretería.
Instantáneo. Caos.
Y, por supuesto, Isaac estaba encerrado en el octágono.
Brincando sobre su oponente medio muerto, escalo la esquina de seis pies de alto del ring y salto de lo alto. Mientras aterrizaba en ambos pies, se congelo.
Todos estaba en absoluto desastre excepto por un hombre que estaba parado a un lado, su cara familiar y cuello tatuado motearon la sangre de Isaac.
El segundo al mando de Matthias aun era alto y fuerte y mortal… y el jodido estaba sonriendo como si hubiera encontrado el huevo dorado en la mañana del este.
Oh, mierda, pensó Isaac. Hablando del diablo…
“Está bajo arresto.” El policía hola-como-esta vino detrás del, y menos de un latido después, estaba esposado. “Cualquier cosa que diga podrá y será usada en su contra en un…”
Isaac le hecho un ojo al oficial y luego busco al otro soldado. Pero el agente especial número dos se había ido como si nunca hubiera estado.
Hijo de perra, su antiguo jefe sabía donde estaba ahora.
Lo cual significaba que el hecho de que esa unidad del DP de Boston estuviera en su trasero era el menor de sus problemas.










Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nallaetnallum.blogspot.com/
 
Crave - Capitulo 1
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
N&N :: Traducciones :: J.R. Ward :: Crave-
Cambiar a: