N&N
Bienvenid@ a "Nalla & Nallum"!!!!!!

Si no eres usuario por favor registrate y forma parte de nuestro equipo. Si ya lo eres, q bueno q has vuelto, ya sabes q hacer

Gracias por tu visita!!!!

Besos, Jade


Traducciones, correcciones y discusiones de los libros mas hot y cute!!!!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capitulo 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jade_Lorien
Admin
avatar

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 20/05/2010
Edad : 31
Localización : Mexico

MensajeTema: Capitulo 7   Dom Mayo 23, 2010 3:37 pm

SIETE

Mierda, estaban perdiendo la oscuridad.
Mientras John miraba su reloj, el checar el tiempo era una perdida de esfuerzo. La picazón en sus ojos le decía todo lo que necesitaba para saber cuan poca noche quedaba.
Incluso la promesa de la luz del dia era suficiente para hacerlo parpadear rápido.
Luego de nuevo, la actividad en el Xtreme Park era serpenteada por la tarde, los drogados rezagados poniéndose en vertical en las bancas o escondiéndose en los baños públicos por una ultima calada. A diferencia de los otros parques de Caldwell, este estaba abierto las veinticuatro horas los siete dias de la semana, con luces fluorescentes en altos palos iluminando la extensión de concreto. Era difícil saber en que habían estado pensando los planeadores de la ciudad con el asunto del negocio redondo – por que esto era lo que teníamos aquí. Negocio redondo. Con todas las drogas cambiando de manos, el lugar era como un bar lejos de los bares de Trade.
Aunque, sin lessers. Solo humanos traficando con humanos quienes usaban las sombras.
Aun así, era prometedor. Si Lash no se había infiltrado aun en la zona, lo iba a hacer. Aun con los policías haciendo sus ideales patrullajes en sus coches marcados, había mucha privacidad y mucha notoriedad. El parque estaba a la vista como una enorme terraza, los hoyos en la tierra alternando con rampas y saltos. La línea del fondo era, la gente puede ver al DPC venir y esconderse detrás o en toda clase de refugio.
Y, hombre, estaban bien entrenados. Desde su punto de ventaja detrás del cobertizo, el y sus muchachos lo habían visto pasar una y otra vez. Te hacia pensar por que el DPC no mandaba encubiertos o se infiltraban.
O tal vez ya estaban haciendo eso. Tal vez había otros que, como John, eran invisibles a la multitud. Bueno, no exactamente como el y Qhuinn y Blay. No había manera en que incluso un bien entrenado y condecorado miembro del DPC se presentara con nada – que era lo que John y sus amigos habían estado haciendo las ultimas tres horas. Cada vez que alguien pasaba, ellos limpiaban su memoria.
Era un poco extraño estar en un lugar, pero ninguno de ellos… sentir, pero no ver.
“¿Vamos a cazar fantasmas?” pregunto Qhuinn.
John miro hacia arriba al cielo brillante y se dijo a si mismo que en aproximadamente trece horas esa maldita lámpara de calor del sol iba a volver a envolverse y ellos podrían tomar de nuevo su pequeño escondite y esperar de nuevo.
Maldita sea.
“¿John? Vamonos.”
Por una décima de segundo casi derriba la cabeza de sus amigos, sus manos listas para volar por todas las clases de mierda jodete-no-eres-mi-niñera.
Lo que lo detuvo fue el hecho de que no solo esperar aquí no iba a producir a Lash, y gritarle a Qhuinn no iba a hacerlos acercarse más a la pista, tampoco.
Asintió una vez y dio un último vistazo. Había un solo tipo de narco que parecia reinar el show y el chico salía del mismo fin. Su apoyo estaba en el centro de la rampa, lo que era listo – lo que significaba que podía verlo todo en el parque, de las lejanas esquinas del camino donde los policías iban y venia.
El chico parecia tener diecisiete o dieciocho y sus ropas perdidas en su forma, lo que era parte del estilo de patinador, y también probablemente una función de su uso de lo que había vendido. Se veía como si necesitara que lo tallaran con un cepillo para coche un par de veces, pero estaba alerta y era inteligente. y parecia que trabajaba solo. Lo cual era interesante. Para dominar el territorio de la droga, usualmente el narco en cuestión tenia refuerzos para respaldarlo – de otra manera podría ser asaltado por su producto o por el dinero. Pero este joven chico… estaba solo todo el tiempo.
Ya sea que tuviera una seria carne en las sombras, o estaba a punto de ser tomado.
John se puso de pie de donde había esta deteniéndose a si mismo y asintió a sus chicos. Vamos.
Cuando tomo forma de nuevo, la grava crujía bajo sus botas mientras su peso se volvía real y una reavivante brisa lo golpeo en la cara. El patio trasero de la mansión de la Hermandad estaba era demarcado por el flanco frontal de la casa y los altos hombros del muro de vigilancia de veinte metros de alto que rodeaba la propiedad. La fuente de mármol blanco en el medio ya estaba llena y funcionando desde los meses calidos y media docena de autos que estaban estacionados en fila estaban esperando la acción también.
El susurrante sonido de los componentes bien aceitados funcionando lo hizo levantar su cabeza. En descenso coordinado, las cortinas de hierro estaban bajando sobre las ventanas, los paneles desplegándose y cubriendo los paneles de vidrio emplomado como los parpados de muchos ojos para dormir.
John temía entrar. Aunque debía de habar cerca de cincuenta cuartos para vagar, el hecho de iba a tener que quedarse hasta que el sol se pusiera hacia sentir a la mansión como una caja de zapatos.
Mientras Qhuinn y Blay se materializaban a su lado, subieron los escalones hacia las enormes puertas dobles y las empujo hacia el vestíbulo.
Dentro, mostró su jeta para revisión en la cámara de seguridad.
Instantáneamente, las cerraduras se botaron y entro en un vestíbulo que parecia sacado de la Rusia Zarista. Malaquita y columnas de mármol claret soportaba un techo alto con tres escenas pintadas. Marcos y espejos con hojas doradas que generaban y reflejaban una luz amarillenta que enriquecía los colores. Y esa escalera… la cosa era como una pista de aterrizaje alfombrada que se estiraba al cielo, la división dorada balaustrada en la cima para formar las anclas del balcón abierto del segundo piso.
Su padre no había reparado en gastos y obviamente tenia un don para lo dramático. Todo lo que necesitabas era un orquesta de fondo y podías imaginar a un rey flotando hacia abajo en toga –
Wrath apareció en lo alto, su enorme cuerpo vestido de cuero negro, su largo cabello negro cayendo alrededor de sus tremendos hombros. Sus lentes de sol envolventes, estaban en su lugar, y aunque estaba a la cabeza de una basta extensión de caete-en-tu-culo, no miro hacia abajo. No había razón para hacerlo. Sus ojos estaban ahora totalmente ciegos.
Pero el no estaba invidente. A su lado, George tenía las cosas bajo control. El perro lazarillo estaba en control del rey, los dos unidos por el arnés que iba alrededor del pecho de goleen retriever. Eran los nuevos Mutt y Jeff, un canino buen samaritano con parecido de participante de concurso de belleza y un guerrero brutal que era capaz de abrirte la garganta en un instante. Pero trabajaban bien juntos y Wrath estaba casi enamorado de este animal: El perro era tratado como la mascota real que era – al demonio incluso con Iams; George comía lo que fuera que comía su dueño, lo que implicaba carne en cortes de primera y cordero. Y jura que el retriever dormía en la cama con Beth y Wrath – aunque eso aun tenía que ser independientemente verificado, ya que nadie tenía permitido entrar en los aposentos de la Primera Familia.
Mientras Wrath comenzó a bajar hacia el vestíbulo, caminaba cojeando, resultado de algo que había estado haciendo en el Otro Lado en donde la Virgen Escriba. Nadie sabía a quien veía o porque exhibía un ojo morado o un labio roto como regla general, pero todos, incluso John, estaban alegres de las sesiones. Mantenían a Wrath en un rollo relajado y lejos del campo.
Con el rey descendiendo, y algunos de los Hermanos viniendo por la puerta que John acababa de usar., necesitaba escapar. Si esas Sombras habían percibido que tenia tinta fresca, la gente juntándose ahí para la última comida lo percibiría en un latido se acercaban lo suficiente.
Afortunadamente, había un bar en la biblioteca y John fue ahí y se sirvió un trago de Jack Daniel’s. El primero de muchos.
Mientras comenzaba a hacer depósitos en su cuenta, se tiro a si mismo contra el loza de mármol y deseo como el infierno tener una maquina del tiempo – aunque era difícil saber hacia donde elegiría ir adelante o atrás en el tiempo.
“¿Quieres algo de comida?” dijo Qhuinn desde la puerta.
John no miro en la dirección del tipo, solo sacudo la cabeza y sirvió un poco mas de liquido tranquilizador en su vaso.
“Okay, te traeré un sándwich.”
Con una maldición, John pivoteo y señalo, Dije que no.
“¿Asado de res? Bueno. Y robare algo de pastel de zanahoria para ti. Dejare la bandeja en tu cuarto.” Qhuinn se dio la vuelta. “si esperas unos cinco minutos mas aquí, todos estarán sentados a la mesa, así que tendrás el paso libre a las escaleras.”
El tipo se fue, los significaba poco alcance de darle con el vaso, no había otra manera de expresar su opinión de soy-una-isla.

Aunque realmente, aunque eso seria un verdadero gasto de un buen alcohol – Qhuinn era tan cabezadura, que podías golpear su lóbulo frontal con una palanca y no haría ninguna impresión en el.
Afortunadamente, el alcohol comenzó a tomar efecto, su frazada aturdidora acomodándose primero en los hombros de John antes de barrer de arriba abajo en su cuerpo. La mierda no hacia nada para callar su mente, pero sus huesos y músculos se relajaron.
Antes de esperar los sugeridos cinco minutos, John tomo su trago y su botella y subió los escalones dos a la vez. Mientras ascendía las escaleras, las atenuadas voces del comedor lo siguieron, pero era todo lo que había. Últimamente, no había habido muchas risas en las comidas.
Cuando llego a su cuarto, abrió la puerta y camino en la jungla. Había ropa tirada en toda superficie concebible – en vestidor, la mecedora, la cama, la TV de plasma. Casi como si su ropa se hubiera tirado sobre todo. Botellas vacías de Jack encima de los dos lados de la mesa del respaldo, y los soldados muertos tirados ahí, apiñándose en el piso y anidando en las sabanas y edredón.
Fritz y su equipo de limpieza no habían entrado en dos semanas, y al ritmo que iban las cosas, iban a necesitar una excavadora cuando finalmente derribara las puertas para abrirlas.
Desvistiéndose, dejo su cuero y playera caer donde quisieran, pero fue cuidadoso con su chaqueta. Al menos hasta que saco las armas – después boto la cosa en la esquina de la cama. En el baño, checo de nuevo sus hojas y después rápidamente limpio sus armas con el kit que acababa de sacar del segundo lavabo.
Seee, había dejado a sus estadares deslizarse mas bajo que los de los chicos de fraternidad, pero sus armas eran diferentes. La utilidad tenia que ser mantenida.
Su baño fue rápido, y mientras frotaba el jabón en su pecho y abdomen, pensó en el pasado cuando incluso en roce del agua tibia sobre su polla era suficiente para ponerlo duro. No más. No había tenido una erección… desde la última vez que había estado con Xhex.
Solo no tenía el interés – incluso en sus sueños, lo que era nuevo. Demonios, antes de su transición, cuando el no debería de tener ningún asomo de sexualidad, su subconsciente lo había pateado con toda sorta de caliente y pesado. Y esos festivales de sexo habían sido tan reales, tan detallados, eran como si hubieran sido memorias y no fabricaciones REM-inducidas.
¿Ahora? Todos lo que pasaba en su pantalla interna eran las escenas de persecución de El Proyecto de la Bruja de Blair donde el estaba corriendo en un pánico sin igual pero no sabia que iba tras de el… o si alguna vez iba a estar a salvo.
Cuando salio del baño, encontró una bandeja con un sándwich de asado de res y un trozo tan-grande-como-tú-cabeza de pastel de zanahoria. Nada para beber, pero Qhuinn sabia que estaba tomando su refrescante liquido del Sr. Daniel solo.
John comió de pie frente al buró, tan desnudo como el dia en que nació, y cuando la comido golpeo su estomago, succionando su energía, drenando todo de su cabeza. Limpiando su boca con la servilleta de lino, puso la bandeja afuera en el pasillo y luego se dirigió al baño, donde se cepillo los dientes solo por hábito.
Apago la luz del baño. Apago la luz del cuarto.
El y el Jack se sentaron en la cama.
Exhausto como estaba, no estaba ansiando recostarse. Había una relación inversa entre su nivel de energía y la distancia entre sus orejas y el piso: Incluso aunque estaba haciendo bizcos, el segundo en que su cabeza golpeo la almohada, sus pensamientos comenzarían a girar e iba a terminar bien despierto u viendo hacia el techo, contando horas y dolores.
Pulió lo que estaba en su vaso y apoyo sus codos en sus rodillas. En momentos, su cabeza estaba meciéndose, sus parpados cerrándose. Cuando comenzó a irse de lado, se dejo ir aunque no estaba seguro de en que dirección se estaba yendo, hacia las almohadas o hacia el edredón.
Almohadas.
Cambiando sus pies hacia arriba de la cama, corrió los cobertores en sus caderas y tuvo un momento de dichoso colapso. Talvez esta noche el ciclo se rompería. Tal vez este glorioso hundimiento de alivio lo succionaría en el agujero negro que esperaba. Tal vez el…
Sus ojos se abrieron de golpe y miro la espesa oscuridad.
Nop. Estaba exhausto al punto de estar nervioso, no solo bien despertó… pero alerta como con un ganso-en-el-culo. Mientras se frotaba la cara, se imagino que el estado contradictorio de las cosas era el equivalente cognitivo de abejorros siendo capaces de volar: físicamente mantenido era imposible, y aun así pasaba todo el tiempo.
Rodando sobre su espalda, cruzo los brazos sobre su pecho y bostezo tan fuerte que su mandíbula crujió. Resistente a saber si prender a luz. La oscuridad ampliaba las vueltas de la cabeza en su cráneo, pero la lámpara picaba los ojos hasta que sentía como si tuviera llorando arena. Usualmente, alternaba entre encender el bulbo y apagarlo.
Desde afuera en el pasillo de las estatuas, oyó a Zsadist y Bella y Nalla caminar hacia su cuarto. Mientras la pareja hablaba acerca de la cena, Nalla se arrullaba y gritaba en la manera en la que los bebes lo hacían cuando sus barrigas estaban llenas y sus padres estaban justo con ellos.
Blay camino después. Además de V, el era la otra única persona que fumaba en la casa, así que así era como John sabia que era el. Y Qhuinn estaba con el tipo. Tenia que estar. De otra manera Blay no lo habría encendido afuera de su habitación.
¿Era la venganza por esa recepcionista en la tienda de tatoos y quien podía culparlo?
Hubo un largo silencio ahí afuera. Y después un par de botas final.
Tohr se iba a la cama.
Era obvio quien era por el silencio mas que por el sonido – las pisadas eran lentas y relativamente livianas para un hermano: Tohr estaba trabajando para tener de nuevo su cuerpo en forma, pero no había sido autorizado para trabajo de campo, lo cual tenia sentido. Necesitaba poner otras cincuenta libras de músculo antes te tener cualquier asunto pie-a-pie con el enemigo.
No habría nadie mas subiendo. Lassiter, alias Sombra Dorada de Tohr, no dormía, así que el angel usualmente se quedaba abajo en el cuarto de billar y veía televisión intelectual. Como pruebas de paternidad en Maury y The People’s Court con el juez Milian y maratones de Real Housewives
Silencio…silencio…silencio…
Cuando el sonido de sus latidos comenzaron a molestarlo, John maldijo y se estiro, prendiendo la luz. Mientras se acomodaba contra las almohadas, dejo caer sus brazos. No compartía la fascinación de Lassiter por la caja idiota, pero todo era mejor que el silencio. Pescando sobre las botellas vacías, encontró el control remoto, y cuando presiono el botón de encendido, hubo una pausa como si la cosa hubiera olvidado para que fuera usada – pero luego destello la imagen.
Linda Hamilton estaba corriendo por el corredor, su cuerpo con fuerte poder. Abajo en el extremo final, un elevador se estaba abriendo… revelando a un niño con cabello oscuro corto y Arnold Schwarzenegger.
John presiono en botón de encendido y mato la imagen.
La ultima ves que había visto esa película había sido cuando Tohr y el la habían visto juntos… cuando los Hermanos lo habían sacado de su triste y penosa existencia y le habían enseñado quien era realmente… antes de que todas las costuras en ambas vidas se rasgaran.
En el orfanato, en el mundo humano, John siempre había estado al tanto de que era diferente… y los Hermanos le habían dado el “porque” esa tarde. El vistazo de colmillos lo había explicado todo.
Ahora, naturalmente, había habido un montón de mierda de ansiedad que venia de averiguar que no eras lo quien o lo que siempre habías asumido que eras. Pero Tohr se había quedado a su lado, solo pasándola y viendo TV, aunque había estado en rotación para pelear y también tenía una shellan embarazada a quien cuidar.
Lo mas lindo que alguien había hecho por el nunca.
Regresando a la realidad, john arrojo el control remoto a un lado de la mesa y que giro alrededor, y lleno uno de los espacios. Mientras la ultima media pulgada de bourbon se derramaba, se estiro y recogió una playera para secar el desorden. El cual, considerando las ruinas en que estaba el resto del cuarto, era como respaldar una Big Mac con una Coca de Dieta.
Pero como fuera.
Limpio la mesa, levanto las botellas una por una, y abriendo un pequeño cajón para barrer a través de el –
Arrojando una playera el piso, alcanzo y recogió un antiguo libro forrado de piel.
El diario había sido su posesión por casi seis meses hasta ahora, pero no lo había leído.
Era la única cosa que tenia de su padre.
Con nada más que hacer y ningún lugar a donde ir, abrió la cubierta. Las paginas estaban hechas de y olían a viejo, pero la tinta estaba totalmente legible.
John pensó en esas notas que había escrito a Trez y iAm en Sal’s y se pregunto si su letra y la de su padre eran algo similares. Mientras que las entradas en el diario estaban hechas en Idioma Antiguo no había manera de saber.
Enfocando sus ojos cansados, comenzó solo a examinar como se formaban los caracteres, como las estocadas de tinta se curvaban para formar los símbolos, como no había errores ni tachones, cuan parejas aunque las páginas no tenían líneas, su padre había sido sin duda limpio, incluso en las líneas. Imagino como Darius se doblaba sobre las páginas y escribía a la luz de la vela, cogiendo una pluma bolígrafo…
Un extraño temblor atravesó a John, la clase que lo hacia preguntarse si es que iba a enfermarse… pero la nausea paso mientras una imagen venia a el.
Una enorme casa de piedra no tan diferente a en la que Vivian ahora. Un cuarto equipado con bellas cosas. Una apresurada entrada hecha en estas paginas en un escritorio antes del gran baile.
La luz de vela, calida y suave.
John se sacudió a si mismo y continuo cambiando las hojas. En algún momento desde cuando empezó no solo a medir las líneas de los caracteres, sino a leerlas…
El color de la tinta cambio de negro a café cuando su padre escribió acerca de su primera noche en el campamento guerrero. Cuanto frío tenía. Cuan asustado estaba. Cuanto extrañaba casa.
Cuan solo se sentía.
John empatizó con el macho al punto que parecia difícil que no hubiera una separación entre el padre y el hijo: A pesar de los muchos, muchos años y un continente entero de distancia, era tan difícil que el estuviera en los zapatos de su padre.
Bueno, dah. El estaba exactamente en la misma situación: una realidad hostil con un montón de esquinas oscuras… y sin padres para apoyarlo ahora que Wellsie estaba muerta y Tohr era un fantasma viviente que respiraba.
Fue difícil saber cuando sus parpados se cerraron y se mantuvieron ahí.
Pero en algún punto se quedo dormido con lo poco que tenia de su padre sostenido reverentemente en sus manos.



























Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nallaetnallum.blogspot.com/
 
Capitulo 7
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
N&N :: Traducciones :: J.R. Ward :: Lover Mine-
Cambiar a: