N&N
Bienvenid@ a "Nalla & Nallum"!!!!!!

Si no eres usuario por favor registrate y forma parte de nuestro equipo. Si ya lo eres, q bueno q has vuelto, ya sabes q hacer

Gracias por tu visita!!!!

Besos, Jade


Traducciones, correcciones y discusiones de los libros mas hot y cute!!!!
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Capitulo 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jade_Lorien
Admin
avatar

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 20/05/2010
Edad : 31
Localización : Mexico

MensajeTema: Capitulo 10   Jue Mayo 20, 2010 10:42 pm

DIEZ

John Matthew se despertó con la mano en su polla. O mas bien, se medio despertó. Como fuera, lo que tenía en su palma estaba completamente listo.
En su nebulosa mente, imágenes de el y Xhex lo estaban iluminando desde adentro… Los vio en la cama de ella en ese sótano suyo y había mucho desnudo, el alcanzando sus pechos. Ella se sentía bien y sólida encima de el, su centro caliente y húmedo contra su erección, su poderoso cuerpo arqueándose y liberándose mientras ella se frotaba en donde dolía por penetrarla.
El necesitaba entra en ella. Necesitaba dejar algo de él atrás.
Necesitaba marcarla.
El instinto era abrumador al punto de compulsión… y aun así su conciencia picaba mientras se sentaba y toma uno de los pezones de ella en su boca. Mientras toma su carne entre sus labios, succionándolo, acariciándolo con la lengua, mordisqueándolo siempre tan gentilmente, en cierto nivel, él sabia que esto no estaba pasando realmente – y que incluso en una fantasía, estaba mal. No era justo para su memoria, y aun así la visión tenia demasiada realidad y su palma mientras se masturbaba tenia mucho agarre… y el momento era demasiado innegable y eléctrico para darle la espalda.
No había marcha atrás.
John imagino que la rodaba de espaldas y se cernía sobre ella, mirando esos ojos grises metalizados. Los muslos de ella se abrieron a cada lado de su cadera, su exuberante sexo listo para lo que el quería darle, su esencia inundando su nariz hasta que todo lo que supo era ella. Corriendo sus palmas sobre sus pechos y hacia su estomago, se maravillo de lo similares que era sus cuerpos. Ella era mas pequeña comparada con el, pero sus músculos eran los mismos, duros y tonificados, listos para usarse, firmes como hueso cuando estaban comprometidos. Amaba cuan inflexible era ella bajo su suave, tersa piel, amaba cuan fuerte, cuan firme…
La quería como loco.
Excepto que de repente no puedo ir más allá.
Era como si la fantasía se hubiera atascado, la cita se hubiera roto, el DVD se hubiera rayado, el archivo digital estuviera corrupto. Y lo único que había dejado era su atracción y este esguince, éxtasis en el límite que lo iba a volver demente –
Xhex alcanzo su cara y la acuno, y con el gentil contacto, abruptamente lo comando todo, su cabeza y su cuerpo y su alma: Ella lo poseía y todo lo que el era desde sus ojos hasta sus muslos. El era suyo.
“Ven a mi,” dijo ella, inclinando su cabeza hacia un lado.
Lagrimas volvieron la visión borrosa. Finalmente, iban a besarse. Finalmente, lo que ella le había negado iba a pasar –
Cuando el se inclino… ella guió su cabeza de nuevo hacia su pezón.
El sintió un momentáneo aguijoneo de rechazo, pero luego esta rara euforia lo golpeo. La desviación era tan cierta para ella, se imagino que tal vez no era un sueño. Tal vez esto esta realmente pasando. Echando de lado su tristeza, se concentro en lo que ella estaba dispuesta a darle.
“Márcame,” dijo ella en una voz profunda.
Descubriendo sus colmillos, recorrió una afilada punta alrededor de su areola, haciendo círculos, dando golpecitos. Quería preguntarle si estaba segura, pero ella contesto esa pregunta por si misma. En un rápido movimiento, se levanto en el colchón y sostuvo la cabeza de el sobre su piel así que la hirió y un chorrito de sangre se derramo.
John se hecho hacia atrás, con miedo de que la hubiera lastimado… pero no lo había hecho, y mientras ella se arqueaba en una ola erótica, el centellante fuente de su vida hizo que tuviera un orgasmo.
“Toma de mi,” le ordeno mientras su polla se sacudía y pulsos calientes se vertían sobre los muslos de ella. “Hazlo, John. Ahora.”
No tenia que pedírselo dos veces. Estaba cautivado por la perla de rojo profundo que afloraba, y que con graciosa lentitud bajaba por el pálido pecho. Guiando con su lengua, capturo el rastro y lo regreso a casa con un golpecito que termino en su pezón –
Todo su cuerpo temblaba con el sabor de ella, otra liberación se sacudía de el y marcaba la piel de ella mientras caía en la agonía de otra liberación. La sangre de Xhex era audaz y embriagadora en su boca, una adicción totalmente formada en la primera prueba, un destino que nunca querría dejar ahora que estaba ahí. Mientras saboreaba lo que había tomado, pensó que la oyó reír de satisfacción, pero para entonces estaba perdido en lo que ella le había dado.
Su lengua se arrastraba sobre ambos su pezón y el corte y luego sus labios formaron un sello y se amamanto, tomando su oscuro sabor hacia su garganta y a su entrañas. La comunión con ella era todo lo que siempre había querido, y ahora que se estaba alimentando de ella, la alegría lo invadió junto con una energía nuclear que venia a él de la sangre de ella.
Queriéndole dar algo, cambio sus brazos hacia abajo para que su mano barriera por su cadera y entre los muslos de ella. Trazando sus tensos músculos encontró su centro… Oh, Dios, ella era resbalosamente suave e infernalmente caliente, lista y dolorida por recibirlo. Y aunque el no sabia un montón de mierda sobre anatomía femenina, dejo que sus gemidos y espasmos le dijeran donde debían ir sus dedos y que debería de hacer.
No tomo mucho antes de que con lo que la estaba tocando estuviera tan mojado como lo que estaba tocando y fue entonces cuando deslizo su dedo medio en la profundidad. Usando su pulgar, masajeo su cima y encontró un ritmo que acompasara a los tirones que estaba haciendo a su pecho.
Estaba llevándola el limite, llevándola con el, dándole tanto como estaba obteniendo, cuando supo que necesitaba mas. El quería estar en ella cuando se viniera. Entonces estaría completo de manera étera, entero dentro de su piel.
Era la dirección y necesidad de un macho vinculado. Lo que debía de tener en orden para sentirse en paz.
Levantando sus labios de el pecho de ella, arrastro su mano de su sexo y se reposiciono para que lustrosa polla estuviera posada sobre sus piernas abiertas. Encontrando sus ojos en ese incendiario momento, acaricio el cabello corto alrededor de su cara. Lentamente, dejo caer su boca hacia –
“No,” dijo ella. “No es de lo que se trata esto.”
John Matthew se levanto de golpe, la fantasía del sueño destrozando su pecho acongojado en frígidas cuerdas de dolor.
Con disgusto, dejo ir su excitación – no que ya no estuviera duro. Su polla se había marchitado ciertamente, en vista del orgasmo que había salido por la cabeza de la cosa.
No es de lo que se trata esto.
A diferencia del sueño, que había sido totalmente hipotético, esas palabra habían sido las que de hecho le había dicho – y precisamente en ese contexto sexual.
Mientras se miraba su cuerpo desnudo, las emisiones que había tenido, las que había imaginado tener con ella, estaban sobre su vientre y las sabanas.
Porque demonios se detallaban solo como nadie más podía.
Mirando el reloj, vio que se había quedado dormido con la alarma. O más bien no se había preocupado en ponerla. Un beneficio del insomnio era no tenias que reemplazar tu teléfono de todos esos botones que golpeabas.
En la ducha, se lavo rápidamente y comenzó con su polla. Odiaba lo que había hecho en esa zona medio dormido. Se sentía totalmente mal jalársela, considerando la situación, y de ahora en adelante, iba a dormir en jeans si tenía que hacerlo.
Aunque conociendo su mano, la maldita cosa probablemente terminaría detrás de su cremallera de todas maneras.
Joder, iba a encadenar sus muñecas a la maldita cabecera.
Después de afeitarse, lo cual como el mantenimiento de los dientes eran mas un habito que un orgullo para su apariencia, coloco sus palmas en el mármol y se inclino para que la regadera lo rociara, dejando el agua correr sobre el.
Los lessers eran impotentes. Los lessers… eran impotentes.
Colgando su cabeza, sintió un caliente ímpetu en la parte de atrás de su cráneo.
El sexo sacaba todas clases de mala mierda de el, y mientras la imagen de una mugrosa escalera se asomaba como una mancha en su cerebro, abrió sus parpados y se arrastro de nuevo al presente. No era como que un logro.
Había recorrido lo que le había pasado miles de veces para salvar a Xhex de ser maltratada de esa manera.
Oh… Dios…
Los lessers eran impotentes. Siempre lo había sido.
Moviéndose como un zombie, salio, se seco, y se dirigió al cuarto para vestirse. Justo cuando se estaba poniendo sus pantalones de piel, su teléfono sonó y se acerco a su chaqueta para sacarlo.
Abriéndolo… encontró un mensaje de Trez.
Todo lo que decía era: 189 st Francis ave 10 sta noche.
Cerrando de golpe el celular, su corazón latió en un brutal intento. Alguna fractura en la base… solo estaba buscando una pequeña fractura en el mundo de Lash, una fisura, algo de lo que pudiera asirse y volar la maldita cosa en pedazo.
Xhex bien podría estar muerta, y esta nueva realidad sin ella podría ser su para siempre, pero eso no quería decir que no podía vengarla.
En el baño, se ajusto su cartuchera al pecho, se armo, y después de haber agarrado su chaqueta, salió al recibidor. Deteniéndose, pensó en toda la gente que se reuniría escaleras abajo… tan bien como el tiempo.
Las persianas todavía estaban abajo.
En vez de ir a la izquierda hacía la gran escalera y el vestíbulo, fue a la derecha… y camino silenciosamente a pesar de sus botas.






Blaylock dejo su cuarto poco antes de las seis por que quería checar a John. Usualmente el tipo daba una vuelta cerca de la hora de la cena, pero no había habido tal. Lo que significaba que estaba muerto o ahogado.
En la puerta de su amigo, se detuvo y se inclino. Nada al otro lado que pudiera oír.
Después de un sueve golpe no hubo respuesta, saco un que-se-joda y abrió la cosa. Hombre, el lugar parecia saqueada, con ropas en todas partes y una cama que posiblemente podía ser usada como sitio de demolición.
“¿Esta ahí?”
Al sonido de la voz de Qhuinn, se endureció y tuvo que detenerse de girarse hacia el. No había razón. Sabía que el tipo estaría vistiendo algún tipo de playera de Sid Vicious o Nine Inch Nails o Spliknot metida en sus pantalones de cuero. Y que su dura cara estaría afeitada y muy suave. Y que su negro cabello en picos estaría ligeramente húmedo de la ducha.
Blay camino en el espacio de John y siguió al baño, imaginando que sus acciones contestarían suficientemente bien la pregunta. “¿J? ¿Dónde estas, J?”
Cuando se abrió paso a todo ese mármol, el aire era denso con humedad y olía a jabón Ivory, el cual usaba John. Una toalla mojada estaba en el tocador.
Mientras daba la vuelta para irse, choco justo con el pecho de Qhuinn.
El impacto era como ser golpeado por un auto y su mejor amigo se estiro para estabilizarlo.
Oh, no, no tocar.
Blay dio un paso atrás rápidamente y miro hacia el cuarto. “Lo siento.” Hubo una pausa incomoda. “No esta aquí.”
Dah.
Qhuinn se inclino hacia un lado y puso su cara, esa hermosa cara, en la línea de visón de Blay. Cuando el tipo se enderezo, los ojos de Blay lo siguieron por que tenían que hacerlo.
“Ya no me miras.”
No, no lo hacia. “Si, lo hago.”
Desesperado por alejarse de esa mirada verdiazul, se aflojo y fue hacia la toalla. Arrugándola, arrojo la cosa en el bote de ropa sucia, y maldita sea si amontonar no ayudaba un poco.
Especialmente mientras imaginaba que era su propia cabeza la que estaba metiendo en el agujero.
Blay estaba más calmado cuando dio la vuelta. Incluso cuan encontró esos ojos. “Voy a ir a cenar.”
Se estaba sintiendo bastante orgullos de si mismo mientras caminaba –
La mano de Qhuinn salio volando y aterrizo en su antebrazo, deteniéndolo en seco. “Tenemos un problema. Tu y yo.”
“Lo tenemos.” No era una pregunta. Porque esta era una reunión que no tenia intención de convocar.
“¿Qué demonios te pasa?”
Blay parpadeo. ¿Qué estaba mal con el? El no era el que se jodia lo que fuera que tuviera un hoyo.
No, el era el patético fidiota que moría por su mejor amigo. Lo que lo ponía en el territorio de yupy-yupy-yupy-de-regreso-a-casa. Algo mas cercano a acobardarse y tendría que cargar un pañuelo de Kleenex en su manga para secar sus lagrimas.
Desafortunamente, el flash de enojo se desinflo y lo dejo vacío. “Nada. No hay nada mal.”
“Mentira.”
Correcto. Okay. Esto no era justo. Ellos ya habían estado en este territorio y Qhuinn podía ser una puta pero la memoria del tipo era perfectamente funcional.
“Qhuinn…” Blay se paso una mano por el cabello.
En el momento justo, esa jodida canción de Bonnie Raitt. Se disparo en su cerebro, su rica voz atando…I can’t make you love me if you don’t… You can’t make your heart feel something it won’t …
Blay tuvo que reír.
“¿Qué es tan gracioso?”
“¿Es posible ser castrado sin estar al tanto de ello?”
Ahora Qhuinn estaba haciendo la parte del parpadeo. “No a menos de que estés realmente ebrio.”
“Bueno, estoy sobrio. Malditamente sobrio. Como siempre.” Y en esa nota, tal vez necesitaba tomar una página del libro de John y empezar a alcoholizarse. “Creo que debo de cambiar eso, de todos modos. Discúlpame – “
“Blay – “
“No. No puedes decirme ‘Blay’ así.” Clavo los dedos en la cara de su mejor a migo. “Solo has lo tuyo. Es en lo que eres mejor. Déjame solo.”
Salio, su cabeza enmarañada pero afortunadamente sus pies en el balón.
Tomando el pasillo de la estatuas bajando la gran escalera. Paso junto a la pieza maestra Greco-Romana, y recorrió con sus ojos esos cuerpos masculinos. Naturalmente, inserto la cabeza de Qhuinn en cada uno de ellos –
“No tienes que cambiar nada.” Qhuinn estaba justo detrás de el, las palabras bajas.
Blay siguió a las escaleras mirando hacia abajo. El bostezo, resplandeciente vestíbulo ante el era un regalo que abrías con tu cuerpo mientras entrabas, cada paso al frente llevándote a un abrazo visual de color y oro.
El lugar prefecto para una ceremonia de emparejamiento, pensó sin ninguna razón en particular.
“Blay. Vamos. Nada ha cambiado.”
Miro sobre su hombro. Las cejas perforadas de Qhuinn era fuertes, sus ojos fieros. Pero tanto como era claro que el tipo quería seguir hablando, Blay ya había terminado.
Comenzó a bajar los escalones, moviéndose rápidamente.
Y fue del todo una sorpresa cuando Qhuinn golpeo con el – y la conversación. “¿Qué demonios se supone que significa eso?”
Oh, cierto, como si ellos necesitaran hacer esto enfrente de la gente en el comedor. Qhuinn estaba bien con las audiencias para todo tipo de cosas, pero Blay no encontraba las galerías útiles en lo más mínimo.
Regreso dos escalones, hasta que estaban cara-a-cara. “¿Cuál es su nombre?”
Qhuinn retrocedió. “¿Disculpa?”
“El nombre de la recepcionista”
“¿Qué recepcionista?”
“De anoche. En la tienda de tatoos.”
Qhuinn hizo rodar sus ojos. “Oh, por favor –“
“Su nombre.”
“Dios, no tengo una jodida idea.” Qhuinn puso sus palmas hacia arriba, el lenguaje universal para lo que sea. “¿Por qué importa?”
Blay abrió la boca, en el filo de decir en voz alta que lo que había significada nada para Qhuinn había sido un infierno observar. Pero entonces supo que sonaría posesivo y estúpido.
En vez de hablar, alcanzo su bolsillo, saco sus Dunhills, y tomo uno. Colocándolo en su boca, encendió la cosa mientras veía esos ojos desiguales.
“Odio que fumes.” Murmuro Qhuinn.
“Supéralo.” Dijo Blay, dando la vuelta y bajando de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://nallaetnallum.blogspot.com/
 
Capitulo 10
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» KOF Capitulo 1 - all out (fandub español latino)
» Heraldos de la luz (avanze del primer capitulo)
» ESTADO REM ALTERADO- CAPITULO II
» x place capitulo 4
» Kimi ga nozumo Ein Capitulo 1 fandub Mexicano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
N&N :: Traducciones :: J.R. Ward :: Lover Mine-
Cambiar a: